Las mujeres “están en las primeras líneas de atención” y representan 70% de los casos de COVID-19 en profesionales de la salud

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó este miércoles que la pandemia aumentó los casos de violencia contra la mujer y ha tenido “un impacto pasmoso sobre la mortalidad materna”, hasta el punto de elevar las muertes de mujeres embarazadas.

Las embarazadas son más vulnerables al coronavirus por los cambios en su sistema inmune, recordó la directora de la organización, Carissa Etienne. Más de 3 mil mujeres embarazadas han muerto en las Américas debido a la pandemia, apuntó. Una de cada tres mujeres que necesitaron atención crítica no tuvieron acceso a ella, reveló un estudio hecho por la OPS en ocho países.

Etienne confirmó que las mujeres “se han visto afectadas de manera desproporcionada”, tuvieron que asumir “más responsabilidades en el hogar, como cuidadoras primarias, y siguen luchando para volver a sus carreras”.

Las mujeres “están en las primeras líneas de atención” y representan 70% de los casos de COVID-19 en profesionales de la salud.

Etienne instó a los países a trabajar las cifras de manera desagregada. También, a garantizar la vacunación para mujeres en edad reproductiva y para mujeres embarazadas.

“Las mujeres que tienen COVID-19 durante el embarazo tienen más posibilidades de tener parto prematuro y muerte fetal”, y están más propensas a complicaciones, señaló Etienne. Por eso, todas las embarazadas y las mujeres que estén amamantando deben recibir la vacuna, y también, su dosis de refuerzo.