Casos aislados de un shock toxico o enfermedad de Kawasaki en niños en el mundo podría estar relacionado al COVID-19, situación que ha despertado las alarmas de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS), pidió este viernes 15 de mayo a los laboratorios médicos de todo el mundo que aporten más datos sobre posibles casos de shock tóxico en niños ligados a la COVID-19, al reportarse ejemplos aislados en menores de Estados Unidos, Francia, Italia o Reino Unido, algunos de ellos, mortales.

“Existe la hipótesis de que este shock tóxico o enfermedad de Kawasaki pueda estar relacionado con la COVID-19, y es urgente caracterizar este síndrome para entender sus causas y efectos”, subrayó en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El máximo responsable de la OMS, lanzó este llamamiento el mismo día en que se informó de que un niño de nueve años falleció en Marsella (Francia) con síntomas similares a los de la enfermedad de Kawasaki, después de haber dado positivo por el coronavirus causante del COVID-19.

En días anteriores se reportaron fallecimientos de tres menores con parecida sintomatología en Nueva York y uno en Londres, aunque la OMS reiteró su llamada a la calma y señaló que se trata de casos muy poco habituales.

“Es un síndrome inflamatorio multisistémico cuya presencia es bastante anecdótica”, afirmó la jefa del Departamento de Enfermedades Emergentes de la OMS, María Van Kerkhove, quien subrayó que la organización ha contactado con su red de investigadores de todo el mundo para recopilar más datos.

“A veces se presenta junto a la COVID-19 y otras no, por lo que buscamos una herramienta de recopilación de datos estandarizada para entender mejor este síndrome y desarrollar tratamientos”, agregó.

El director ejecutivo de la OMS para Emergencias Sanitarias, Mike Ryan, subrayó que cuando una enfermedad afecta a un elevado número de personas, como la COVID-19, no es raro que se produzcan casos aislados con síntomas menos frecuentes al resto.

“Cuando se superan los 90.000 o 100.000 casos comienzan a verse consecuencias menos frecuentes, que no significan que el virus esté cambiando o cambie a los niños”, explicó.