Borba se encuentra “sin síntomas y guardando el aislamiento correspondiente”, anunció el Ministerio en un comunicado.

El ministro de Salud de Paraguay, Julio Borba, dio positivo a la prueba del COVID19, informó este jueves la cartera del país, que atraviesa una segunda ola de casos, con los hospitales públicos desbordados y con un número de fallecidos por encima de los 5.000.

Medios locales informaron que el positivo del ministro implicaría aislamientos e hisopados en el entorno del Ministerio y del Ejecutivo con el que habría estado en contacto.

El ministro asumió a primeros del mes pasado tras ser apartado del cargo Julio Mazzoleni, cuestionado por la falta de medicamentos e insumos en el sistema de salud estatal, una crisis sanitaria que devino en otra política, con protestas ciudadanas exigiendo la renuncia del presidente, Mario Abdo Benítez, por su gestión de la pandemia.

Borba vacunó personalmente este sábado a varios de los primeros adultos mayores inmunizados en el país suramericano, en una residencia para la tercera edad en Asunción.

La campaña de vacunación está condicionada por la lenta llegada de dosis, de momento insuficientes para toda la población, de unos siete millones de habitantes, y de la que principalmente se ha beneficiado el personal de blanco.

En declaraciones a los medios locales, Borba avanzó el miércoles que el Ministerio estudia endurecer las restricciones, que actualmente incluyen limitaciones en la circulación en horas nocturnas, ante el aumento sostenido de los casos de coronavirus.

Las cifras de las últimas semanas reportan una media diaria de unos 2.000 contagiados, que se traduce en ingresos de pacientes que tienen saturada la red sanitaria estatal, de las más atrasadas de la región y sin las necesarias unidades de terapia intensiva.

Hasta este jueves, y de acuerdo al último reporte del Ministerio, los fallecidos por el coronavirus ascienden a 5.040 tras los 62 registrados la víspera, con un registro ese día de 2.020 positivos y un total de 2.937 internados, de ellos 489 en terapia intensiva.

El martes se registró la cifra más alta de muertes, con 89, superando a la anterior, los 78 fallecidos del domingo.

Asunción, la capital, y el departamento Central, el más poblado, son los epicentros de la pandemia.