El presidente estadounidense, Donald Trump, volvió a referirse al coronavirus como “el enemigo invisible que vino de una tierra lejana llamada China”

“Extinguir la plaga” del coronavirus fue la promesa que realizó este sábado 13 de junio el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante en una ceremonia militar con más de 1.100 cadetes y soldados, todo un baño de masas en un momento en el que el país comienza a reabrir, pero se teme una segunda oleada de contagios en algunos estados.

Trump participó en la ceremonia de graduación de la academia militar de West Point, una de las tradiciones que acompañan a la Presidencia, y que el mandatario pidió que se mantuviera pese a la pandemia.

Más de 1.100 cadetes que llevaban desde marzo sometidos a un confinamiento domiciliario regresaron a sus barracones hace dos semanas para poder celebrar este evento, modificado para mantener la distancia de seguridad y con medidas de control de la epidemia reforzadas.

Trump aseguró que EE.UU. extinguirá esta “plaga”, a la que volvió a referirse como “el enemigo invisible que vino de una tierra lejana llamada China”.

Asimismo, afirmó que Estados Unidos no va a ser el “policía del mundo” y no va a implicarse en “conflictos antiguos en tierras lejanas”. Por el contrario, indicó, que se limitará a defender su nación “de la amenaza extranjera”, al tiempo que celebró haber acabado “al cien por cien” con el Estado Islámico y matado “al terrorista número uno”, el general iraní Qasem Soleimaní.