La medida de confinamiento durará 48 horas y afecta a unos 10.000 residentes, muchos de ellos pobres y ancianos que viven en edificios antiguos de la urbe financiera

El gobierno de la ciudad semiautónoma de Hong Kong, inmersa en una cuarta oleada de contagios desde hace meses, confinó este sábado 23 de enero dos populosos barrios situados en la península de Kowloon, en un intento de frenar el avance de la covid, en la primera vez que recluye a sus residentes desde que empezó la pandemia.

Las autoridades tomaron la medida después de registrar un rápido aumento de casos en la zona durante los últimos cuatro días, con 145 positivos en los barrios de Yau Ma Tei y Jordan.

Según anunció el Gobierno en un comunicado, quienes residen en esas dos áreas deben hacerse pruebas de ácido nucleico y permanecer en sus casas hasta que se conozcan los resultados.

El confinamiento durará 48 horas y afecta a unos 10.000 residentes, muchos de ellos pobres y ancianos que viven en edificios antiguos de la urbe financiera.

Tan sólo pueden acceder a la zona, acordonada por la Policía desde la madrugada del viernes a este sábado, sanitarios y otros trabajadores considerados esenciales como cuidadores de ancianos.

Los residentes confinados no podrán salir de la zona, pero sí moverse dentro de ella si presentan un resultado negativo en las pruebas de ácido nucleico.

Las autoridades, que desplegaron unos 3.000 trabajadores de control y prevención epidémico para poner en marcha el confinamiento, aseguraron que proporcionarán alimentos y artículos de limpieza a los residentes afectados.