El primero en ser vacunado fue el ministro de Salud, Zlatibor Loncar, quien pidió a los ciudadanos registrarse para la inmunización, informó la agencia local Tanjug.

La vacunación con el medicamento chino Sinopharm ha comenzado este martes en Serbia, después de que su uso recibiera este lunes la autorización de la agencia nacional competente, informaron las autoridades del país.

“Es la única forma de protegernos y volver a una vida normal”, dijo Zlatibor Loncar, tras recordar que en el país balcánico también están en uso las vacunas de Pfizer/BioNTech y la rusa Sputnik V.

La Agencia para Medicamentos y Productos Médicos (ALIMS), emitió anoche la autorización para las primeras 100.000 dosis de un millón de dosis Sinopharm, que llegaron a Serbia el pasado sábado.

Hasta ahora, han llegado a Serbia más de 40.000 dosis del preparado de Pfizer/BioNTech y 2.400 de Sputnik V, de la que además se espera la llegada de otras 250.000 dosis esta misma semana.

Las autoridades han pedido a los ciudadanos registrarse en masa para la vacunación, indistintamente del productor, aunque los ciudadanos serbios cuentan con la posibilidad de elegir la vacuna a la hora de registrarse.

Serbia, país de siete millones de habitantes (república federativa de Yugoslavia), ha contabilizado en las últimas 24 horas 1.578 nuevos contagios y 21 fallecimientos por la COVID-19. Actualmente, en los hospitales hay 5.214 pacientes; de ellos, 182 en respiradores.