Existe otro grupo de migrantes transitorios, que son personas de muy difícil ubicación por su condición transitoria y a los cuales es casi imposible hacerles seguimiento desde los servicios de salud por no tener una residencia definida

El ministro de Salud de Colombia, Fernando Ruiz Gómez, explicó que la población migrante en ese país, residente y regularizada podrá acceder a las vacunas contra la COVID-19 del mismo modo que el resto de los colombianos y bajo los mismos criterios de priorización.

El ministro indicó que hay tres grupos de población migrante. El primero es el de los extranjeros residentes en Colombia, quienes están identificados en las bases de datos del Ministerio de Salud y (de acuerdo con la Ley Estatutaria de Salud) tienen derecho a la misma cobertura en salud que cualquier ciudadano colombiano.

En ese sentido, serán vacunados teniendo en cuenta los criterios de priorización establecidos para el país, detalló el ministro.

Asimismo, explicó que “en el caso de la población venezolana (registrada como residente ante el gobierno colombiano) son alrededor de 800 mil personas, que están identificadas y con esas personas estaremos en temas de vacunación”.

Además, dijo que la población pendular, es decir, que entra y sale del país, “ni desde el marco legal ni desde las consideraciones técnicas existe una obligación de atenderlos (…) Esas poblaciones no van a ser sujeto activo del programa de vacunación, en la medida que no nos generan inmunidad de rebaño, ya que esas personas volverían inmediatamente a su país, generándonos un efecto de congestión en los servicios, de no control del esquema de vacunación y de no programación”.