El presidente estadounidense habló del anuncio hecho por la Casa Blanca de donar, junto con los 60 millones de vacunas de AstraZeneca, que EEUU no utiliza, otros 20 millones de dosis de las que sí ha utilizado este país

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este lunes que por primera vez durante la pandemia han caído los casos de covid-19 en los 50 estados del país y subrayó que el 60 por ciento de la población adulta ha recibido ya al menos una dosis de la vacuna contra esta enfermedad.

El “progreso es innegable pero no hemos acabado”, advirtió el mandatario, quien, no obstante, hizo un nuevo llamamiento a la población del país para que se vacune.

“Puedes protegerte vacunándote o puedes preocuparte (del contagio) con la mascarilla puesta hasta que te vacunes”, dijo el presidente estadounidense en un discurso en la Casa Blanca.

Advirtió asimismo que en los estados en los que la vacunación es más lenta o más baja se corre el riesgo de que los buenos datos ahora registrados vuelvan a empeorar e insistió en que será una “tragedia innecesaria” ver cómo quienes se resisten a inmunizarse acaban contagiados.

Tras subrayar el dato de que ya hay un 60 por ciento de la población adulta con al menos una dosis de la vacuna, Biden reiteró que la “luz al final del túnel” es cada día “más brillante”.

Unos días después de que los centros de control de enfermedades (CDC en sus siglas en inglés) anunciaran que no es necesaria la mascarilla para quienes estén completamente vacunados, Biden aludió a esta decisión que ha generado polémica y confusión en el país.

Señaló que hay dos maneras de protegerse, o bien vacunándose o bien llevando mascarilla, y dijo entender que haya quienes, una vez inmunizados, quieran seguir llevándola.

Y añadió: “Seamos todos amables y respetuosos los unos con los otros, y mientras salimos de esta pandemia respetemos a quienes quieren seguir llevando mascarilla incluso si están vacunados”.

En cualquier caso pidió el esfuerzo de todos para lograr el objetivo de llegar al 70 por ciento de los adultos con al menos una dosis antes de la celebración del 4 de Julio, Día de la Independencia del país.

Por otro lado, el presidente estadounidense habló del anuncio hecho por la Casa Blanca de donar, junto con los 60 millones de vacunas de AstraZeneca, que EEUU no utiliza, otros 20 millones de dosis de las que sí ha utilizado este país, las de Pfizer, Moderna y Janssen.

Será la mayor donación de un país, cinco veces mayor que la de cualquier otro, recalcó.