Hasta la noche del miércoles, Bolivia ya lleva acumulados 238.495 casos positivos de COVID-19 desde el 10 de marzo del año pasado

El Gobierno de Bolivia promulgó una nueva ley de emergencia sanitaria para enfrentar, con nuevas regulaciones, pandemias como la de COVID-19.

El presidente boliviano, Luis Arce, aprobó la medida legal sancionada en la Asamblea Legislativa el 4 de febrero, la cual, entre otros aspectos, prohíbe la suspensión de la atención médica y regula la contratación de personal médico y los costos de los servicios en clínicas privadas en casos de COVID-19.

“No podrán ser interrumpidos los servicios del Sistema Nacional de Salud durante el tiempo de vigencia de la declaratoria de emergencia sanitaria”, establece la medida.

De acuerdo con la normativa vigente, sin mediar reglamento alguno, no se podrá exigir depósitos previos, garantías o cualquier tipo de cobro anticipado en los establecimientos de salud del subsector privado para la atención a pacientes con coronavirus.