Naser Shabaní, sobrevivió a la guerra entre Irán e Irak y a otros conflictos, pero no pasó la prueba de esta enfermedad nueva

El coronavirus le quitó vida a uno de los altos comandantes del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Naser Shabaní, quien tuvo varias responsabilidades en ese cuerpo élite a lo largo de los últimos 37 años.

Shabaní, ha sido comandante en varios rangos, como comandante del cuerpo urbano, de cuerpos provinciales y regionales y perdió ayer su vida por estar contagiado de coronavirus, informaron hoy medios locales que destacan su liderazgo militar.

A principios de la revolución, Shabaní, fue comandante de la Guardia Revolucionaria en la ciudad norteña de Amol, en la provincia de Mazandaran, donde dirigió las sangrientas luchas contra antirrevolucionarios y comunistas, y los venció.

Shabaní, fue comandante durante la guerra entre Irán e Irak (1980-1988); su papel fue fortalecida debido a su presencia en la operación Mersad, llevada a cabo en el año 1988 contra los Muyahedin Jalq.

Asimismo, fue el exjefe adjunto de la base Saralah, que es una de las bases de seguridad de Teherán y es la unidad de seguridad más importante de ese cuerpo élite.

Varias figuras, diputados parlamentarios y responsables a escala nacional están contagiados en Irán de COVID-19.

De los más de once mil enfermos, un total de 514 han muerto y 3.529 ya se han recuperado de COVID-19, y han sido dados de alta de los hospitales.