“El Norte ha destruido hoy el edificio de la oficina de enlace a las 14.49 (5.49 GMT)”, informó el Ministerio de Unificación sureño

Corea del Norte destruyó este martes 16 de junio la oficina de enlace intercoreana ubicada en su territorio, esto como aparente respuesta al envío de propaganda contraria al Gobierno desde el Sur.

Pionyang ya había amenazado hace unos días con destruir esta simbólica oficina, en el marco de su reciente subida de tono contra Seúl, debido al envío de globos con propaganda contraria al régimen por parte de activistas desde el Sur.

Por su parte, Kim Yo-jong, hermana del líder norcoreano Kim Jong-un, advirtió el fin de semana sobre la posibilidad de demoler el edificio.

De hecho, minutos antes de la detonación a cargo del Norte, el ministro de Unificación surcoreano, Kim Yeon-chul, dijo ante la comisión parlamentaria de Exteriores que, al margen de las amenazas de Kim, el derribo había sido “preanunciado en parte” al Sur por parte del Gobierno.

Horas más tarde, Pionyang también confirmó la destrucción del edificio como parte de su decisión de “interrumpir todas las líneas de comunicación” entre ambos países.

El Ejecutivo surcoreano convocó una reunión de su Consejo de Seguridad Nacional tras conocerse la noticia y al término del encuentro expresó en un comunicado que “lamenta profundamente” la acción norcoreana.