Un total de 217 equipos médicos compuestos por 25.633 profesionales habían sido enviados a Hubei.

La prevención y el control del brote de la neumonía COVID-19 en China, se encuentra actualmente en la etapa más crucial, y la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei y epicentro de la epidemia, sigue siendo el principal campo de batalla, dijo este sábado un alto funcionario de las autoridades sanitarias del país asiático.

“En un esfuerzo por reducir la tasa de infección, la provincia de Hubei, y en particular la ciudad de Wuhan, fortalecerán las medidas de prevención y control a nivel comunitario y promoverán la gestión específica, a fin de lograr que las comunidades jueguen el papel de fortalezas contra la epidemia”, manifestó Wang Hesheng, subdirector de la Comisión Nacional de Salud (CNS), en una conferencia de prensa.

Un total de 217 equipos médicos compuestos por 25.633 profesionales habían sido enviados a Hubei, hasta el viernes para ayudar a combatir la neumonía causada por el nuevo coronavirus. De ese total, 20.374 personas están trabajando actualmente en Wuhan, según estadísticas de la CNS.

Wang, también miembro del comité permanente del comité provincial de Hubei del Partido Comunista de China, señaló que la cifra no incluye a los médicos militares. “El número total de profesionales de la salud ha superado con creces el del personal que fue enviado para hacer frente a la emergencia ocasionada por el terremoto de Wenchuan en 2008, y lo hicimos a una velocidad mucho más rápida”, destacó.

Los médicos de refuerzo están haciendo grandes sacrificios y están enfrentando con valentía el brote del virus en el frente de batalla, dijo Wang, quien expresó su respeto por el personal médico. China ha venido reuniendo recursos de calidad para intensificar el tratamiento de los pacientes graves y críticos de COVID-19 en Wuhan, que representan aproximadamente el 18 por ciento de todos los casos confirmados y hospitalizados en la ciudad.

Las autoridades sanitarias han designado numerosos hospitales en Wuhan, para recibir a pacientes graves y en estado crítico en áreas aisladas, dijo Jiao Yahui, otra funcionaria de la CNS, a periodistas en la misma conferencia de prensa.

Un equipo de expertos examina a diario a todos los pacientes graves y discute los casos difíciles y complicados. “Nos aseguramos de que los pacientes reciban un tratamiento oportuno y efectivo”, agregó Jiao.

La mayoría de los pacientes, cuyos síntomas son graves o, en última instancia, mortales, son personas de la tercera edad con enfermedades preexistentes y cuyo estado ya era grave o crítico cuando fueron hospitalizados, señaló.

Según la CNS, hasta entre el 30 y el 39 por ciento de los pacientes infectados con la neumonía han sido dados de alta de los dos hospitales que reciben pacientes graves en Wuhan, incluido el Hospital Jinyintan. Para los pacientes graves y en estado crítico, el tratamiento antiviral, junto con el tratamiento que combina la medicina tradicional china (MTC) y occidental y tratamientos de apoyo, como el uso de respiradores, plasma sanguíneo de pacientes recuperados y oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, siglas en inglés), ha demostrado ser efectivo, dijo la experta.

“Recientemente hemos venido instando a los médicos a aplicar ECMO en las primeras etapas de la enfermedad para ayudar a restaurar la saturación de oxígeno en la sangre de los pacientes y reducir el riesgo de muerte”, añadió. Datos de la CNS muestran que la MTC, ha sido utilizada en el tratamiento de más de la mitad de los casos confirmados en Hubei.