La disposición aplicará para las deudas que se generen entre el pasado 18 de marzo y hasta los 90 días posteriores a la publicación de esta ley

El Senado chileno aprobó este jueves un proyecto de ley que prohíbe que los servicios de agua, gas y luz sean cortados por impago mientras dure la alerta sanitaria causada por la pandemia del COVID-19.

La iniciativa, que surgió de mociones parlamentarias presentadas por senadores y diputados, contó con 28 votos a favor, 0 en contra y 10 abstenciones, y quedó lista para ser promulgada por el presidente del país, Sebastián Piñera.

La norma establece que las empresas proveedoras de agua, electricidad y gas no podrán cortar el suministro por mora en el pago a usuarios residenciales o domiciliarios, hospitales y centros de salud, cárceles y recintos penitenciarios, hogares de menores en riesgo social, abandono o compromiso delictual, hogares y residencias de ancianos, bomberos, organizados sin fines de lucro y microempresas.

La disposición aplicará para las deudas que se generen entre el pasado 18 de marzo y hasta los 90 días posteriores a la publicación de esta ley.

Se establece que las deudas se prorratearán en un máximo de 12 cuotas.

Respecto a los planes de telefonía fija, móvil y acceso a Internet, los clientes podrán solicitar al proveedor el cambio transitorio a un plan básico solidario de conectividad sin coste alguno.

Finalmente, los estudiantes de enseñanza parvularia, básica, media y superior que pertenezcan al 60 % más vulnerable del país podrán solicitar a su proveedor de servicio la aplicación de un plan solidario de conectividad.