La ciudad de Quebec, que acumula 32.623 casos de COVID-19 y 2.280 muertes, decidió abrir a partir de este lunes los comercios con puertas directamente a la calle

Canadá, inició este lunes 4 de mayo, una flexibilización del confinamiento y las restricciones a la actividad económica, mientras ha superado la barrera de los 60.000 contagios de COVID-19, con 3.842 fallecidos.

Cinco de las 10 provincias del país, entre ellas, las dos más afectadas por la pandemia, Ontario y Quebec, permitieron este lunes la reapertura de algunos negocios que no considerados esenciales.

Sin embargo, las autoridades federales, que han delegado la política de reapertura en los Gobiernos provinciales, mostraron su cautela ante el temor de un repunte de los casos.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, mantuvo su recomendación de que el público no salga a la calle a menos que sea totalmente necesario.

Asimismo, los sectores de la construcción y la manufactura industrial reiniciarán sus operaciones en Quebec el 11 de mayo; las escuelas en algunas zonas de Quebec también reabrirán sus puertas el 11 de mayo aunque la asistencia no será obligatoria.