En una declaración conjunta los gobiernos de Vietnam y Japón cuestionaron este Primero de Mayo el uso de la fuerza por parte de Rusia en Ucrania y se ratificaron su posición de respeto a las leyes internacionales.

En su visita a Hanoi, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, junto a su homologo Pham Minh Chinh, dijo: “No podemos aceptar las acciones que buscan un cambio en el ‘status quo’ por la fuerza en ninguna región del mundo”, según lo reportan los medios locales.

Japón ha mantenido una posición “dura” frente a Rusia y reiteradamente ha condenado “la invasión a Ucrania”, al punto de imponer sanciones a Rusia por este motivo.

Vietnam, por su parte, ha sido comedido y ha evitado emitir juicios acerca de las acciones de su aliado histórico y ha señalado que los conflictos deben dirimirse mediante la diplomacia y el diálogo.

La agencia de noticias EFE señala en un cable, replicado por varios medios internacionales que Kishida ya visitó Indonesia y mañana, 2 de mayo, llega a Tailandia en una gira por el Sudeste Asiático y que proseguirá en Europa.