El primer ministro australiano publicó el mensaje para la comunidad china en Australia el martes por la noche, pero este miércoles ya no podía verse en la plataforma, que lo retiró porque “vulneraba” sus normas

La red social china WeChat ha censurado un mensaje del primer ministro australiano, Scott Morrison, en el que criticaba a Pekín por publicar en Twitter una imagen manipulada sobre los presuntos crímenes de guerra cometidos por soldados australianos.

Morrison publicó el mensaje para la comunidad china en Australia el martes por la noche, pero este miércoles ya no podía verse en la plataforma, que lo retiró porque “vulneraba” sus normas, según informó hoy el portal australiano ABC.

El primer ministro australiano expresó su rechazo al tuit que muestra la imagen manipulada con un soldado australiano empuñando un cuchillo ensangrentado contra el cuello de un niño con la cara cubierta con la bandera australiana que se aferra a un borrego blanco.

Morrison, que anteriormente pidió a Pekín que se disculpase y retirase la “imagen falsa”, afirmaba también en el mensaje que Australia estaba tratando las alegaciones de crímenes de guerra de “manera honesta y transparente” como una “nación libre, democrática e ilustrada”.

Las autoridades chinas han defendido el tuit, que fue publicado el pasado lunes por un portavoz del Ministerio de Exteriores chino, y han acusado a Australia de reaccionar de forma “exagerada”, vulnerar la libertad de expresión y de querer desviar la atención.

La publicación en Twitter llegó después de que Australia admitiera el 19 de noviembre que su Ejército presuntamente asesinó a 39 civiles y prisioneros afganos entre 2005 y 2016 durante su despliegue en Afganistán y prometiera sancionar a los responsables.

Francia también ha criticado el tuit, mientras que la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, afirmó que la imagen “no es correcta ni basada en los hechos y no es genuina”.

Las relaciones diplomáticas entre Camberra y Pekín se encuentran muy deterioradas desde hace un tiempo por varios choques dialécticos, tensiones comerciales entras ambas naciones y medidas políticas impulsadas por Australia.

Australia vetó en 2018 a las empresas chinas Huawei y ZTE de cara a las concesiones de su red de quinta generación (5G) por razones de seguridad, y ha impulsado leyes para evitar la injerencia política extranjera, aunque sin referirse directamente a China.

En el terreno comercial, donde el gigante asiático es el principal socio comercial de Australia, Pekín ha aumentado las tasas de importación de varios productos australianos al acusar a la nación oceánica de subsidios, algo que rechaza Camberra que ve las medidas como un boicot a sus productos.