El hallazgo de los cuerpos ocurre el mismo día que se conoció de la muerte del escalador escocés Rick Allen

Un grupo de alpinista halló este lunes tres cuerpos sin vida en el K2 de Pakistán, el segundo pico más alto del mundo, donde se supone que murió el chileno Juan Pablo Mohr, el islandés John Snorri, y el paquistaní Ali Sadpara, a principios de año y cuyos cuerpo no han sido encontrados. 

“Se han encontrado tres cadáveres a unos 400 metros por encima del campamento 4 del K2, a poca distancia unos de otros. Un equipo de Garret Madison y Masherbrum Expeditions que estaba allí para arreglar la cuerda vio primero los cadáveres y luego informó al campamento base”, dijo a Efe Rao Ahmad, amigo cercano del fallecido Sadpara.

“Con suerte, los cadáveres serán llevados mañana por helicópteros del ejército. Una vez que los cadáveres estén en el campamento base, podremos confirmar la identidad de los fallecidos, pero creemos que estos tres son de Muhammad Ali Sadpara, John Snorri, y el chileno Juan Pablo Mohr”, indicó. 

El hallazgo de los cuerpos ocurre el mismo día que se conoció de la muerte del escalador escocés Rick Allen, que murió en una avalancha al tratar de escalar la cima del K2 a través de una nueva ruta por la cara sureste de la peligrosa montaña.

Allen realizaba el ascenso en compañía del español Jordi Tosas, y el austríaco Stephan Keck, que resultaron ilesos.

Mohr, Snorri, y Sadpara, fueron dados por muertos a principios de febrero pasado, días después de que sus localizadores GPS dejaron de dar señales, cuando intentaban completar la hazaña del de escalar la cima del K2 en invierno.

Los tres escaladores formaban parte de un grupo de alpinistas internacionales que intentó hacer la primera cima invernal del K2, visto hasta entonces como el último gran reto del montañismo, que fue logrado por 10 nepalíes, nueve de ellos de la etnia sherpa más conocidos por sus habilidades como porteadores.

En esa misma expedición perdió la vida el español Sergi Mingote, líder de la escalada, tras una caída fatal en la última etapa de aclimatación antes de hacer cima.

Hasta ahora, poco menos de 400 alpinistas han coronado la segunda cima más alta del mundo y cerca de 90 han fallecido, desde que el italiano Achille Compagnoni lograse la primera ascensión en 1954.