20.2 C
Caracas
jueves, 09 febrero, 2023

Milos Alcalay: No debemos repetir los caminos que nos han llevado al enfrentamiento y el odio

Texto, fotos y videos: Vanessa Davies

Fecha:

Comparte:

Un mecanismo de consulta popular como las primarias puede darle un «aggiornamento» al liderazgo político venezolano, opina el presidente de Espacio Anna Frank. «Venezuela, que fue tierra de asilo para otros, tiene que convertirse en una tierra de asilo para todos los venezolanos», subraya

¿Con quién hay que trabajar para lograr la coexistencia en Venezuela? La reflexión del embajador Milos Alcalay, presidente de Espacio Anna Frank, apunta hacia quienes comienzan a vivir como ciudadanos; es decir, las y los jóvenes.

«Buena parte de los esfuerzos de Espacio Anna Frank han estado dirigidos a los jóvenes, a la formación, a buscar un futuro mejor que podamos construir entre todos: una Venezuela mejor, una América Latina mejor y una relación planetaria más justa y más humana», expone Alcalay en entrevista con contrapunto.com.

No es solo mirar al futuro, aclara. Es fundamental analizar el pasado, «ver los errores que la historia nos ha dejado, y señalar que puede repertirse lo negativo». Se refiere, en primer lugar, al compromiso de la humanidad cuando dijo «nunca más» un Holocausto: «Que nunca se va a repetir el odio, el genocidio, las violaciones de derechos humanos». Esas palabras chocan, ahora, contra la realidad. «Estamos viviendo en un mundo cada vez más complicado, y sí se está repitiendo».

Por eso insiste en que se necesita «una visión de futuro, una acción del presente y también un recuerdo del pasado».

-¿Qué hay que recordar? Parece que la memoria es cortita.

-Es así. Hay varias formas de recordarlo. Son páginas, testimonios como el que vamos conmemorar el 278 de enero en la Concha Acústica de Bello Monte. Cuando las Naciones Unidas adoptaron una resolución para no olvidar el Holocausto, el Espacio Anna Frank inmediatamente lo tomó como un mandato. Todos los años, desde la aprobación de la resolución, realizamos en Venezuela estos actos para no olvidar, y que nos permita que la prepotencia del poder, la destrucción de las minorías por ser diferentes, la necesidad de la coexistencia tienen que cumplirse. Hemos sido los voceros de esa resolución. En todo el mundo esta fecha es conmemorada por presidentes, parlamentos, ONG, y en el caso de Venezuela ese reto lo asumió Espacio Anna Frank, aunque invitando a altos funcionarios de gobierno y oposición, invitando a parlamentarios, invitando a la sociedad civil y, sobre todo, a los jóvenes. Lo hacemos para, a través del testimonio, exposiciones, ponencias de representantes de otros países, llevar adelante el mandato de Naciones Unidas. Que no se olvide y que nunca más se repita. Claro, no basta solamente con un acto, y las acciones de Espacio Anna Frank permanentemente es llevar a universitarios, a jóvenes las bases de lo que se debe construir: una sociedad más justa y más humana, orientada a respetar al otro, a respetar las minorías. Es un esfuerzo que uno podría decir pequeño, pequeño, pero es la bola de nieve. En la medida en que todas las organizaciones nos acerquemos a la defensa de los ideales de la libertad, la democracia, tolerancia, coexistencia, la valentía moral de decir «no a la injusticia», permite no repetir los errores de generaciones anteriores, no repetir nuestros errores e impulsar en la juventud un camino que pueda ser de promesas y de esperanza.

-Somos un país en el que sigue campeando la intolerancia. ¿Cómo se puede abordar esto?

-Evidentemente el reto no es solamente en Venezuela. El tema es que los mismos que fracasaron en el pasado no pueden, de la noche a la mañana, tener éxito hoy. Por eso es que es tan importante el ir creando las bases para nuevas alternativas. Nuevas alternativas que pueden ser que en el inicio den esperanzas y lleguen a perderse en el camino. Habrá, entonces, otras alternativas que nos permitan a nosotros volver a llevar adelante estos principios y estos valores. Por eso es que nosotros insistimos tanto en orientar nuestra programación hacia los jóvenes, los universitarios. ¿Todos van a estar en la misma vivencia de buscar un mundo más justo, de buscar que se cumpla con las condiciones de la tolerancia y la coexistencia y rechazar el odio? No. Es verdad que hay elementos que se transmiten de los que llevan de manera absolutamente negativa las riendas en uno y en otro lado, pero sí hay la esperanza de poder construir. El filósofo francés Henri Lacordaire decía que, frente al pesimismo de la realidad, tenemos siempre que poner el optimismo de la voluntad. El optimismo de una voluntad de luchar por conseguir un mundo mejor. Venezuela abrió sus brazos inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, Venezuela era vista con esperanza, una tierra de gracia. Hoy día lamentablemente tenemos un país de desgracia en el que 7 millones de venezolanos están fuera del país. Siete millones de personas que su talento lo han puesto en función de otros países. Es lógico que cada uno de ellos pueda buscar superarse, pero Venezuela, que fue tierra de asilo para otros, tiene que convertirse en una tierra de asilo para todos los venezolanos, volver a recuperar. Creo que sí lo vamos a lograr. No hay mecanismos de odio eternos, la demostración del nazismo, la demostración de los totalitarismos militares en América Latina, la demostración en otras regiones lo evidencia. Por supuesto que ha producido terribles consecuencias.

-¿Pero no es eterno?

-El retorno a la fe y la esperanza es lo que tenemos que aplicar.

-Cuando habla del optimismo de la voluntad, en el caso de Venezuela, ¿en qué está pensando?

-El pesimismo de la realidad impone buscar caminos distintos. No repetir los caminos que nos han llevado al enfrentamiento y al odio. Eso significa rechazar a todos aquellos que han manipulado la verdad, y encontrar en algunos de los dirigentes, hay muchos también que han ofrecido su testimonio. Claro, ¿es eterno? No. Pero hay que buscar nuevos mecanismos y el optimismo de la voluntad es luchar para conseguirlos. Esa lucha no te da una garantía automática, pero sí hay que buscar nuevos caminos que nos permitan forjar la esperanza y basarnos en los principios y valores.

-¿Qué caminos?

-Los que tienen que definir las esperanzas de un pueblo son los mismos ciudadanos venezolanos. Tengo mucha esperanza en que un mecanismo de consulta popular, como las primarias, que también tiene múltiples dificultades de todo tipo, puede darle un aggiornamento, una actualización al liderazgo político. Sea ratificando a los que están, y en ese caso vamos por mal camino, o sea rectificando y buscando nuevas alternativas.

Para contactarnos escribe a nuestro correo editorial [email protected]
Recibe la actualización diaria de noticias a través de nuestro Grupo WhatsApp 
Twitter | Instagram

━ más como esto

Alianza Lápiz propone con urgencia «un nuevo modelo económico para el país»

El dirigente político, a su salida del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), señaló que "los venezolanos demandamos con urgencia una nueva manera de hacer...

Este es el valor del dólar oficial para este jueves #09Feb

El tipo de cambio oficial continúa con tendencia al alza El Banco Central de Venezuela (BCV) informó que la tasa de cambio que regirá las...

Leones vencieron 7-4 a Colombia y pasaron a semifinal de la Serie del Caribe

Los equipos que ganen este jueves pasarán a la final que se celebrará el viernes, en Caracas Los Leones del Caracas, de Venezuela, vencieron este...

Freddy Superlano confirma que Voluntad Popular lleva su candidato a la primaria pero apoyará a Rosales, María Corina o quien gane

"En este momento, cuando no hay un liderazgo reconocido como un liderazgo fuerte que pueda unificar a todos los venezolanos, es la primaria el...

Diosdado vuelve a hablar sobre las ONG y también sobre la primaria: Esto es lo que dijo

El dirigente chavista señaló a la comisión de primaria por presuntamente haber solicitado a Estados Unidos "22 millones de dólares, y los gringos les...