El analista sostiene que la mejor oportunidad para que el Estado oxigene sus empresas es hacerlas que coticen en el mercado de valores. Alerta que estas empresas deben presentarse con balances financieros creíbles y transparentes para que puedan ser atractivas. Considera que debe darse una reforma de la Ley del Mercado Valores “para ponerla a la altura de la circunstancias”

José Ignacio Guarino ha dedicado buena parte de su vida profesional a señalar que el mercado de valores es un espacio para democratizar el acceso a los recursos y por ende una de las opciones para mejorar el comportamiento económico del país.

Cual predicador ha mantenido un discurso en función de que los agentes económicos del país vean las ventajas de un mercado de valores robusto.

“Si PDVSA cotizara en la bolsa otras sería la historia”, ha repetido muchas veces.

A raíz del anuncio del mandatario Nicolás Maduro en el que señaló que empresas del Estado irían a las bolsas de valores, desde Contrapunto.com decidimos llamarlo para consultar su percepción sobre lo planteado desde el Ejecutivo.

-¿Está el mercado de valores venezolano preparado para operaciones de este tipo?

El mercado venezolano y sus operadores están preparados para hacer frente a estas operaciones. Dentro de los segmentos del mercado financiero en Venezuela, el de Valores es el más regulado y cuenta con una multiplicidad de actores que no están presentes en el sector bancario y el asegurador. Aquí se regula a corredores públicos de valores, corredores de productos e insumos agrícolas, asesores de inversión, sociedades de corretaje de títulos valores, casas de bolsa, firmas calificadoras de riesgo, firmas auditoras, emisores. Maneja el Registro Nacional de Valores donde están asentados todos los datos e información financiera de estos sujetos regulados. Además es el garante del cumplimiento del decreto con rango valor y fuerza de Ley de Mercado de Valores y todas las normas sucesivas, entre ellas las de ofertas públicas de adquisiciones de colocaciones de títulos valores. Hay que actualizar el decreto vigente desde 28 de diciembre 2015, es decir, la Ley del Mercado de Valores. Ese trabajo está hecho para que la Ley esté a la altura de las necesidades del momento y de los mismos retos que acaba de plantear el presidente Nicolás Maduro. Es un hecho que podemos calificar de histórico.

-¿Están preparadas las empresas del Estado para asumir y demostrar transparencia para entrar en el mercado de valores?

-Esto es interesante porque los mercados de valores se constituyen en base a la confianza. La manera más veraz y oportuna de valorar una empresa es cuando cotiza en bolsa porque su precio se forma por oferta y demanda y la valoración se da por su capitalización bursátil, es decir, la cantidad de acciones en circulación por el precio. Entiendo que lo que se busca es que estas empresas tengan las mejores prácticas gerenciales.

-¿A que se refiere?

-Debe aplicarse un buen gobierno corporativo para que sean manejadas con las mejores prácticas, es decir, comiencen a arrojar ganancias, sean competitivas, eficientes en su gerencia. Que decidan cuáles son las mejores formas de los modelos de negocios. Las empresas de servicios están en manos de gerencias calificadas en cualquier parte del mundo y cotizan en bolsa.

-Eso no puede ser de inmediato.

-No pareciera. Pensar que van a estar cotizando este lunes no es viable porque se tienen que cumplir una serie de pasos previos establecidos y toda la normativa sobre colocación, oferta publica de acciones, oferta publica de adquisiciones, oferta pública intermedia. Todos esos pasos hay que cubrirlos. Además, una empresa para cotizar en el mercado de valores tiene que ser inscrita en el Registro Nacional de Valores, que depende de la Superintendencia Nacional de Valores y para ello sus balances financieros tienen que estar auditados con un registro histórico. También debe ser evaluada por dos firmas calificadoras de riesgo. Debe armarse lo que se conoce como el “prospecto”, que es una especie de librillo, donde explica: Cuál es la empresa, cuáles son sus objetivos, cuál es su propósito, cuál es su junta directiva, cuáles son sus números, cuáles son sus negocios y para qué está haciendo esta emisión de títulos balores. En este caso el Presidente fue muy específico y señaló que van a emitir títulos de renta variable, más riesgosos, por lo tanto hay que conocer en detalle el estado financiero de estas empresas.

¿Y si están dentro de las sanciones?

-De ser así hay buscar el mecanismo para que ellas puedan cotizar

-¿Qué impacto puede tener sobre el mercado? ¿Empujará otras operaciones?

-En mi opinión será superlativo. Esto le da profundidad y liquidez al mercado Es interesante porque entrarían muchas empresas. Esto ha sido uno de los inhibidores en el mercado que no tenía una cantidad de empresas importantes, grandes. En otras entrevistas hemos revisado que si PDVSA hubiese cotizado en bolsa otra sería su historia hoy. El Estado toma la iniciativa de listar del 5% al 10% del capital del estas empresa y, posiblemente, aupando a que las empresas de capital privado también entren en la bolsa de valores, lo que puede producir una explosión.

En este momento Guarino señala que los estudios realizados en la economía mundial, “incluyendo Irán, Vietnam, China y Rusia”, indican que para un desarrollo “sostenible y viable” se requiere un mercado de valores líquido y profundo.

Asimismo destaca el anuncio de que se ofertarán acciones de empresas de “sectores clave como empresas mixtas petroleras, sector petroquímico, sector telecomunicaciones, que necesitan grandes inversiones”.

“Hay algo muy importante: Se requiere buscar el mecanismo para que las inversiones extranjeras entren en Venezuela. Aquí las nuevas tecnologías cuentan. Las tecnologías descentralizadas deben apalancar esto porque estamos sancionados hablando en términos económicos y financieros. Los títulos deben ser emitidos en dólares para que sean atractivos para los inversores extranjeros y puedan adquirirlos sin ningún problema, entonces hay que revisar capítulo a capítulo de la Ley sobre tecnologías descentralizadas y custodia de los títulos.

-¿Se puede calcular el número de operaciones que se generarán?

-Hasta este momento en que hacemos la entrevista no. Aún no se sabe cuáles son las compañías. No se sabe cuál es el capital de cada una de esas empresas. Esto hay que dividirlo en dos: Lo primero será una oferta pública de acciones, es decir, que el emisor, bien sea una empresa mixta, Cantv o Movilnet, decide emitir una cantidad de acciones por un monto en dólares y con base en eso los inversores compran en el mercado primario. Posteriormente estas van a la bolsa, que es el mejor ejemplo de mercado secundario, donde se forma realmente el precio del título a través de oferta y demanda. Es allí donde puede entrar un volumen importante de empresas extranjeras. Para que eso suceda, hay que crear confianza y credibilidad.

-¿Y cómo se construye esa confianza y credibilidad?

-Con una normativa que garantice los intereses de los accionistas minoritarios, pero también que garantice que los números son los correctos.

Por otra parte destaca que Venezuela es uno de los países que presenta mayor riesgo y eso se traduce en mayores rendimientos de las inversiones. Al colocar esto en un mercado global donde hay una altísima inflación, suben las tasas de interés, están en caída importante las materias primas -incluido el petróleo-, las bolsas están en los momentos más débiles de los últimos dos años, Venezuela puede representar, con estas industrias que requieren inversiones importantes, un destino para los inversores en un mundo donde los rendimientos no son muy apetitosos.

-¿Se garantiza la transparencia de estas operaciones? ¿No están ya asignadas de antemano?

-Cuando las acciones pasan por la bolsa, esa leyenda urbana puede quedar derrotada. Sin embargo nada se puede garantizar porque el anuncio del presidente, a la mayoría de los operadores, nos ha dejado gratamente sorprendidos, pero no teníamos esa información. La información privilegiada está penada por la Ley. Obviamente la conocían los ideólogos, los asesores que trabajan en ello, sin embargo, con un volumen de acciones tan grande es difícil que todas esté apareadas o cuadradas o prepactadas. En ese caso no tendría sentido colocarlas en la bolsa. también hay que recordar que la bolsa o el mercado de valores como tal es un pedazo de su participación, es para todos y por todos los ciudadanos del país y los extranjeros que quieran entrar.

-¿Es una reprivatización?

-La primera vez que Cantv y Electricidad de Caracas entraron por primera vez al mercado de valores, en aquel entonces denominado mercado de capitales venezolano, fue una privatización porque el Estado vendió toda la pparticipación en la empresa a través de la Bolsa de Valores. Eso es una cosa. Lo que planteo el Presidente de la República es algo completamente diferente. Es la socialización o demoratización del capital, colocando entre 5% y el 10% en el mercado de valores haciéndolas públicas de verdad. Porque en este momento son del Estado pero no públicas. Esto es esperanzador y muy interesante porque hay que verlo si se cumplen los pasos siguientes. Porque esto no es un anuncio de miércoles productivo y el lunes está corriendo y caminando. Los pasos deben cumplirse para por el mercado, para y por los inversores que son los que hacen el mercado.

Finalmente, dice Guarino que en esta decisión “pareciera que privó lo pragmático sobre los dogmático y parece que se entendió después de años de análisis, opinione, entrevistas demuchos, que el mercado de valores es la solución más cercana que tiene el Ejecutiva para oxigenar sus empresas, dado que el Estado, en cualwuier parte del mundo, ya no ppuede garantizar el bienestar de la población financiando sus empresas, porque los estados no son empresarios.