El director de MUV instó a los pacientes y a sus familiares ” a que vayan a la dirección del hospital e informen al personal directivo” los exámenes e insumos que necesitan. Renovó su llamado a los médicos para que no guarden materiales en sus coalas y recordó que la historia clínica es un documento legal en el cual ” tienen que estar todos los pormenores que ocurran alrededor de un paciente, desde el momento de su ingreso hasta cualquier evaluación que se haga “

Inspectores, acusaciones, fotos, señalamientos públicos contra los trabajadores de la salud han generado un repudio de todos los gremios y organizaciones. Médicos Unidos de Venezuela (MUV) reiteró su llamado al personal de salud: ” Que se abstengan de entregar récipes o informes a los pacientes si no son emanados por la directiva del hospital “, sellados y firmados.

Jaime Lorenzo, director de la organización, puntualizó que la historia clínica es un documento legal en el cual “tienen que estar todos los pormenores que ocurran alrededor de un paciente, desde el momento de su ingreso hasta cualquier evaluación que se haga” y la ausencia de lo que se necesita.

MUV instó a los pacientes y a sus familiares ” a que vayan a la dirección del hospital e informen al personal directivo” los exámenes e insumos que necesitan. “El equipo directivo tendrá que sacar de la historia médica lo que necesite, y qué es lo que debe hacerse afuera”. Lorenzo remarcó que los médicos “no tenemos por qué asumir responsabilidades administrativas de algo que les compete a las autoridades del hospital y a quienes dirigen la política de mantenimiento y dotación de los hospitales en Venezuela “.

Los directores de hospitales, señaló, ” están en la obligación de crear guardias administrativas para estar presentes 24 horas para darles respuesta a los ciudadanos que pregunten por qué no pueden ser atendidos, y la respuesta tiene que venir de la autoridad o de los directivos de un establecimiento “.

También solicitó que ningún médico guarde insumos en su coala, porque por hacerlo -por llevar materiales del servicio de anestesia- hay un joven privado de libertad en el estado Trujillo. ” Hemos visto unas razzias en varios hospitales, en las que muestran unos materiales que, quienes conocen el funcionamiento de un hospital, saben que en 20 minutos en la emergencia del Pérez Carreño esos materiales se agotan inmediatamente “.

Lo que pueda tener guardado el médico ” no es nada comparado con las necesidades ” de un centro asistencial.

Considera que, con estas medidas, puede haber sufrimiento de los pacientes, porque “lo que era una actitud de ayudar al ciudadano a solventar los problemas de los hospitales, nos están obligando a echarnos a un lado, y solamente estar presentes para hacer nuestro acto médico”. Eso ” es triste, pero si yo te ayudo, me pueden privar de libertad, y eso no es conveniente para nadie “.

Foto: Jonathan Lanza-Archivo Contrapunto

Hostigamiento

“¿ En qué nos basamos para decir que hay un hostigamiento contra el personal de salud ? Desde hace mucho tiempo decimos que hay una privatización indirecta del sector salud. ¿ A qué se debe ? Toda persona que debe hacerse un diagnóstico, o seguimiento de enfermedad, tiene que hacer casi todo en privado: todos los estudios, laboratorio, rayos X; y si tiene que hacerse citologías o biopsias debe ir al privado. Si después de todo esto necesita ingresar en un centro público, tiene que recibir una lista con 70% del material, 76% de los medicamentos para poder ingresar y ser tratado “, recuerda Lorenzo.

El alcalde de Sucre, el dirigente oficialista José Vicente Rangel, denunció que los centros asistenciales piden listas a los pacientes. Pocos días después, rememora Lorenzo, ” el Ministerio de Salud emite un comunicado, de cumplimiento inmediato, en el cual informa que se van a nombrar los inspectores de salud en los diferentes niveles, y más, en los hospitales “.

Esta decisión, afirma, muestra un desconocimiento del sistema de salud. Además, como las denuncias recogidas en el sistema oficialista de 1X10 se refieren a las listas que solicitan en los hospitales, “se está diciendo que el personal que entrega las listas lo está haciendo con la intención de crear una crisis, y bajo esa circunstancia se observa una reacción, por parte del Estado”.

El gobierno quiere “desviar la atención de la ciudadanía, en función de hacer creer que el culpable de que no estén abastecidos los hospitales es el personal sanitario”, y por eso el personal sanitario ha decidido no guardar nada más. ” No vamos a quedar detenidos por tratar de ayudar supliendo el trabajo del responsable que tiene que asumir ese rol y garantizar que los servicios básicos funcionen en los hospitales “.

Las condiciones de los hospitales las sufren los trabajadores, enfatiza. No hay áreas adecuadas y tampoco un salario ” que te permita dedicarte a lo que te gusta: trabajar por la salud “.

Lorenzo explica que el Estado tiene un presupuesto para la compra de materiales, y se pregunta: ” ¿Dónde están esos insumos ? ¿ Por qué no están llegando a los hospitales ? ¿ Por qué no se hace una política de mantenimiento para que los servicios funcionen para el diagnóstico de las patologías y su seguimiento ? ¿ Por qué no hay la dotación, salvo de 40% a 45% en las áreas de emergencia ?”.

Si el personal sanitario ha cometido alguna irregularidad, asegura, es “siempre estar ayudando a las personas y buscar soluciones para el paciente, porque cuando te llega una persona con problemas de salud, y aunque falten las cosas, toda nuestra vida hemos tratado de ayudar y se da un récipe para que la persona lo localice”. El problema es que ahora ” se trata de crear una matriz de opinión” contra algo que siempre se ha hecho y se busca “crear crisis en el sistema de salud, cuando la crisis está creada porque los servicios no dan respuesta a la gente “.

Se ha llegado, incluso, ” a cuestionar el acto médico “, lamentó.

El médico señala que los hospitales tienen sus mecanismos para hacer evaluación y seguimiento de lo que se recibe y lo que se hace. Hay una comisión técnica que se encarga de estas labores, e investiga, por ejemplo, la mortalidad materna o infantil; existen otras instancias, como la comisión de bioética, el comité de infecciones. También están presentes los milicianos, los vigilantes e, incluso, si fuese necesario, el Cicpc.

Los inspectores, en cambio, ” son personas externas que tienen una predisposición desde el punto de vista de visión política”, y por la forma en que llegan se trata más de una acción policial que de contraloría, advierte. “Estamos observando toda una matriz para desviar la atención “.

El director de MUV subraya que no están en contra de que se investigue al personal sanitario, pero ” una investigación que sea sana, imparcial y con equidad”, porque “así se quita el sesgo político que pueda tener la investigación y se crean las condiciones para que todo el mundo piense que el resultado es creíble y fue hecho con respeto por los derechos de todas las personas “.

Lo que ha sucedido, con las investigaciones del Ministerio Público, es que ” lanzan una acusación, presentan en redes sociales la cara de las personas y luego no sabemos qué pasa. Si esa persona sale libre y se demuestra que no es culpable, la culpabilidad está en la calle porque fue sometido al vilipendio y al escarnio público “.

El MP, aclara, ” que haga sus investigaciones, pero que respete el debido proceso, que no someta al escarnio público a los miembros del equipo sanitario, y más aún: sería bueno que también investigara por qué no están dotados los hospitales, por qué los servicios no están funcionando “.

La organización se declaró ” en contra de lo que esté fuera de las leyes, y de utilizar el dolor o los problemas de una persona en beneficio propio. Esas situaciones son inaceptables para quienes somos profesionales y estamos claros en lo que es la función pública en nuestro establecimiento “. Todo acto diferente “es repudiable, y lo único que pediremos es que a esas personas se les cumpla el debido proceso” para que den respuesta a las investigaciones.