A pesar de haber entregado 79 comunicaciones a todos los organismos que les compete resolver los problemas de la tercera edad sin recibir respuesta no se amilana. Al frente de la Federación de Jubilados y Pensionados de Venezuela prepara una protesta, “a más tardar el 2 de septiembre”, para exigir sus derechos. Con la energía que dan las convicciones exige que las negociaciones en México tomen encuenta con urgencia las necesidades la tercera edad

Sus canas muestran las mil batallas que ha dado. Su voz amable canta la sensibilidad de un hombre que piensa en que los seres humanos nos merecemos una mejor vida. Su mirada revela el espíritu indómito de eterna juventud que le da fuerzas para andar en la calle peleando por el país.

Es el presidente de la Federación Nacional de Jubilados y Pensionados de Venezuela, pero sus esfuerzos no se quedan en este sector. Emilio Lozada quiere cambiar el país. Todo y para todos y hábilmente inserta a la organización que lidera en todas luchas que se dan por mejorar las condiciones de vida en la Venezuela actual.

Sabe que el 86% de “los viejitos” de este país no se alimenta bien, pero también sabe que las restricciones se han ampliando a toda la población que sufre por la recesión económica, la crisis sanitaria y las violaciones de los derechos fundamentales de los venezolanos.

-¿Cómo hace un jubilado, un pensionado para sobrevivir en este momento y además sacar tiempo para seguir peleando por el país?

-Ya no solamente somos los jubilados, los pensionados los que tenemos una situación incómoda como que el ingreso no alcanza ni siquiera para comprar una medicina, ni para la alimentación normal de un humano. Ya esto llega también a todos los trabajadores sin exclusión de la administración pública nacional, estadal y municipal. Hace cinco años empezamos a decir que nos habían dado un golpe al estómago y al bolsillo y comenzó también la situación para los trabajadores activos de la administración pública y de los consejos municipales.

-¿Quién le dio ese golpe al estómago y al bolsillo?

-Eso fue en el 2008. Se terminó de completar cuando eliminaron las contrataciones colectivas. Eliminar es no discutir contratos colectivos por un lado y por otro lado salió una resolución del Ministerio de Planificación donde igualaba los sueldos a todos los trabajadores. Entonces, lo que era un trabajador que buscaba ascender en su puesto de trabajo llegó a cobrar por un tabulador que no tenía nada que ver ni siquiera con el cargo que tenía.

-¿Esta medida fue consultada?

-No. Eso fue en 2018 y fue así a troche y moche como decimos en criollo. Después empezó el bolívar a perder ceros y entonces terminaron de rodar, no solamente son los sueldos, también los ahorros de los trabajadores, las prestaciones. Un trabajador que en julio salía con unas prestaciones, por decir, de 120 millones, en agosto de ese mismo año ya eran 120 bolívares.

-¿Cómo quedaron los pensionados?

-Yo lo puedo decir con propiedad. Yo salí en el 2002 pensionado y jubilado del Instituto Postal Telegráfico de Venezuela donde pasé 27 años de servicio. Salí con el mejor sueldo de todos los trabajadores de la administración de ese instituto, por mi grado de conocimiento en la materia que hice de correo.

-¿Cuánto era su sueldo?

-Tres millones setecientos mil bolívares fue el sueldo con el cual salí.

-¿Cuánto es ahora?

-Llega a dos dólares y medio.

-¿Qué hacen los pensionados para comer?

-Unos venían ayudándose con la remesas que algunos de sus familiares enviaban. Esos familiares que no se fueron para el exterior a turistear. Se fueron por la necesidad de buscar otros caminos. Muchos profesionales que se fueron en la primera oleada ayudaron a sus padres aquí. Otros empezaron también a vender sus casas, otros empezaron a alquilar habitaciones y después frenaron porque muchos de los que alquilaban se quedaban con la propiedad y los sacaban. Todo eso pasó. Hay una organización que tiene muy claro esto, que hace muchas encuestas y se llama Convite. Ellos tienen un árbol grandísimo de lo que son situaciones graves que han pasado con la gente de la tercera edad desde cuándo iban los pensionados a los bancos a cobrar su pensión y habían individuos que lo seguían hasta su casa y los atracaban o los atracaban en el camino. Otros que sabían que estaban solos y han matado a muchos.

-¿Cómo están comiendo los pensionados y jubilados?

-Están comiendo… Nada, porque no les alcanza. En las cifras de Convite, se demostró que el 86% de las personas de la tercera edad no se alimentan bien. Eso es gravísimo. Hay otras personas que no son jubilados y trabajan tres en una casa en donde son seis contando los niños. Muchas de esas personas deben comer dos veces al día. Carne o pollo cada 15 días. Entonces quiere decir que para la adquisición de los productos no le alcanza con los ingresos que tiene.

-Pero el gobierno se ufana de decir que tiene una misión para los adultos mayores, “En amor mayor”. ¿No han sido beneficiados?

-La misión del régimen es una mala interpretación o un aprovechamiento de lo que está en la Constitución porque el artículo 84 dice que toda persona mayor de 60 años, y de 55 años en el caso de la mujer, tiene derecho a una pensión digna y aquellos que no han cotizado al seguro social también tienen derecho. Entonces… ¿qué pasa? Lo que tienes es que aplicar la Constitución.

-¿Entonces no se aplica la Constitución?

-No se está aplicando. Lo que se hizo fue una resolución que se llama “Amor mayor” y lo manejan de otra forma.

-¿Cómo deberían manejarlo? ¿Cuánto o debería percibir un pensionado, un jubilado?

-Nosotros hicimos en una oportunidad un Proyecto de Ley que el diputado Arnoldo Benítez de la Asamblea Nacional lo entregó y se aprobó, pero después en otro nivel lo que dicen es: “Eso es inconstitucional”.

Emilio Lozada explica que la idea planteada era que “existiese un primer nivel de aquellos que tienen derecho a la pensión que nunca han cotizado. Un barbero, un carnicero, un vendedor, un periodista, un profesional que nunca trabajó con ninguna empresa y no tuvo oportunidad de cotizar, pues entonces lo ampara la Ley y le dan su pensión mínima, que sería una pensión universal, por debajo del ingreso de la pensión de los que aportaron. Esa propuesta no avanzó”.

-¿Cuál es el régimen legal para los pensionados al día de hoy?

-El régimen legal es tener 60 años los hombres, 55 años la mujer, haber cotizado las 720 veces al Seguro Social y es una pensión igual al salario mínimo. Una pensión igualita para todos, así si usted tiene más sueldo que yo es igualita para todos. Pero hay una cuestión más grave todavía con eso y es con los venezolanos que están en el exterior y tienen pensión de jubilación del Seguro Social, o pensionado por tener 30 años o más de servicios.

-¿Qué pasa con esas personas?

-Tienen cinco años y nueve meses que no reciben un céntimo.

-¿Quién les debe pagar?

-El Estado debe pagar a través del Seguro Social las pensiones de los que están en el exterior que llegan casi ya a 20.000. La otra parte se pagaba a través de convenios con Cencoex. Si usted se jubiló porque trabajó en uno de los ministerios en cualquier parte de la administración pública y se fue al exterior, le pagaban con una conversión en dólares. Resulta que desde el 2015 cortaron eso y los que cobraban por el seguro social han recibido nada.

-¿Ustedes no han sido convocados por el Gobierno para tratar esto? ¿Ustedes no le han pedido una reunión al gobierno?

-El año pasado hicimos 79 comunicaciones a todos los organismos que les compete resolver los problemas de la tercera edad y, desde entonces, ninguna respuesta. Solamente nos recibían las comunicaciones y no había respuesta. Nos sumamos a otras protestas de otros sectores de trabajadores como los petroleros, salud, porque en esos sectores tenemos jubilados, entonces nos sumamos los jubilados.

-¿Cuántos jubilados hay en el país?

-La pensión del Seguro Social llega a cinco millones doscientos mil. Aparte de eso hay unos que son jubilados de la administración pública que no tienen la edad aunque cotizan. Eso está por el orden de los 400.000. Estamos hablando que hay un total de personas de la tercera edad entre jubilados y pensionados del Seguro Social que llega a más o menos 5 millones 600 mil aproximadamente.

-Aproximadamente 5 millones 600 mil que sobreviven con una ingreso equivalente a dos dólares mensuales.

-Sí, menos los que están en el exterior que están sobreviviendo con lo que le aporta su familia y otros, ya sabemos del caso de profesionales en Chile, que están en la indigencia, buscando comer de la basura.

-Hay un escenario de negociación en México en este momento. ¿Los jubilados y los pensionados deberían estar allí? ¿Cuál seria la petición o el pliego de peticiones de los jubilados?

-La semana pasada nosotros tuvimos la oportunidad de ir a la embajada de México a llevar una comunicación agradeciendo que ellos prestaron su territorio para que se buscara que las partes en conflicto pudieran llegar a un acuerdo. Enviamos a esa comunicación a la embajada y llevamos también un manifiesto que se hizo entre el sector de los trabajadores activos y los jubilados. Asistieron alrededor de 70 dirigentes de los sectores, acompañados por gente de la CTV, de otros sindicatos, del sector educación, del sector de salud y nosotros que tenemos 56 asociaciones de jubilados a nivel nacional que forman parte de nuestra federación y en el exterior tenemos 28 asociaciones de jubilados. Pensamos que la semana que viene antes del día 3 de septiembre, que debe de continuar la reunión en México, entregar un documento a la embajada de Noruega para que se incluya el problema del pago de los derechos que tienen los jubilados y pensionados que están en el país y todos lo que están en el exterior a tener un salario digno y tenemos todos los soportes para justificar eso y que sea parte de lo que se vaya a acordar.

-Los dirigentes políticos de este país… ¿han atendido a sus a sus demandas? ¿Conoce la oposición que está representada en México esas demandas que ustedes tienen? ¿Han hablado con alguien negociador del gobierno para plantearle esto y que se incluya dentro de las reuniones?

-Sí los conocen porque hace ya unos cuatro meses estuvimos en conversaciones con el embajador de Venezuela en los Estados Unidos y le hicimos saber que hay un convenio que agrupa a todos los pensionados de América Latina y de Iberoamérica, para que al firmar un país que falta sean todo beneficiado. Entonces nosotros le pedimos a esta asamblea a través de su diputado y ya se consignó el documento que Venezuela firmará, porque al firmar tienen derecho todos. ¿El pago? Depende de otras situaciones que a nivel político, a nivel económico deben de manejarse. Nosotros lo que buscamos es: donde se nos abra una puerta que podemos tocar y se nos abre para reclamar nuestros derechos que son constitucionales y laborales, lo hacemos. Por la parte del régimen no ha habido ninguna respuesta bajo ninguna condición.

-¿Y del otro lado?

-Hemos tenido respuesta de aprobación de lo que estamos haciendo. Pero por allí no hay dinero. Nosotros sabemos que el primer apoyo debe ser para el sector salud, después el sector educación y después en el tercer lugar nosotros. Pero no ha habido posibilidades y entonces tenemos que seguir haciendo presión tanto por un lado como por el otro. También decidimos no entregar una comunicación más a ningún ministerio, porque no hay respuesta y no vemos voluntad de resolver la situación. Hay dinero para otras cosas. Nosotros no estamos pidiendo limosna. Sino sencillamente lo que está en la Constitución, clarito: el salario mínimo de un trabajador tiene que ser en función de la canasta básica.

-¿De cuánto debería ser la pensión?

-Ese salario debería ser de unos 300 dólares, pero nosotros pensamos que si no hay la posibilidad económica, que sean por lo menos entre 70 u 80 dólares que es un mecanismo que maneja la Cepal. Se otorga ese beneficio a todos los que tienen derecho a reclamar sus salarios. Por otro lado, aparte de las actividades que tenemos previstas, la semana que viene vamos a ir a hacer una protesta nacional por todos los pensionados que hay, tanto en Venezuela como a nivel internacional. Vamos a dirigirnos en el interior a todas las defensorías del pueblo y en todas las sedes del Seguro Social entregando un documento.

-¿Qué día será esa protesta?

-El día 2, a más tardar, porque el día 3 van continuar las conversaciones allá y estamos abocados ahora porque los que están en el exterior, sus familiares que están en Venezuela nos acompañen.

-¿La protesta es para pedir qué exactamente?

-Para pedir que se nos reconozca nuestro derecho a un salario digno, una pensión como está establecido en la Constitución. Que sea materia de discusión allá y que se tome una decisión en función de eso por el hecho de, no solo que somos casi cinco millones y medio o más de ciudadano.

-¿Qué espera que haga Noruega? ¿Frente a quienes están pidiendo?

-Nosotros pensamos que tanto los noruegos como las otras fuerzas que hay de otros países también apoyen esta propuesta que debemos canalizar a través de alguien que ya tenemos monitoreado y que va a representarnos allá.

-¿Ya tienen quien hable por ustedes en México?

-Sí, pero necesitamos documentarlo con toda la realidad. Sin entrar en que sea una cuestión gravísima de desastre, no. Pero esto es grave. No solamente lo que vemos que nos pasa a nosotros los de la tercera edad y a jubilados y pensionados. Es lo que le pasa a los trabajadores activos de la administración pública. De resto tienen, sino un buen sueldo, un sueldo un poquito que le hace más accesible a los comestibles, a los tratamientos.

Emilio Lozada hace una pausa y señala que “los que trabajan en las empresas privadas tienen mejores ingresos. Nosotros no podemos seguir en esta situación. Tenemos muchos dirigentes que, de la noche a la mañana caen con un cáncer y se enferman. Nos dedicamos a buscar medicinas y buscar cómo apoyamos tanto como a los activos como a los jubilados por sus necesidades médicas”.

-¿Qué van a plantearle el equipo negociador en México: ¿Pensión igual a 300 dólares? ¿Qué más?

-El derecho que tenemos a recuperar nuestro voto. El derecho que se nos respete como votante y poder elegir en unas elecciones libres y transparentes. No estamos hablando de procesos electorales de una fecha un otra. ¡Cuando sea! Nosotros necesitamos el derecho, como ciudadanos a un proceso electoral libre y transparente para poder elegir a nuestras autoridades.

-¿Qué es lo que se necesita en la organización de los venezolanos para exigir con la suficiente fuerza los derechos de todos?

-Lo que nosotros cacareamos todos los días: unirse, unirse, unirse por una Venezuela. El problema ahorita no es la pensión de Lozada, el sueldo de fulano, es unirnos por Venezuela. Por la Vernezuela que nosotros tenemos que salvar para regresar a lo que nuestros padres nos enseñaron, lo que heredamos de ellos, ese orgullo de ser venezolanos. Entonces tenemos que rescatar a Venezuela, primero y no hay otro mecanismo sino en unirnos en un solo objetivo. Tenemos el derecho de opinar de que si hay unión no debe haber uno, dos, tres o cuatro candidatos. Debe haber uno solo para el cargo que se va a elegir. Si la oposición tiene esa oportunidad deben de hacerlo. No es un ruego eso debe ser una orden que da a la sociedad civil para que los partidos políticos Para que unan para elegir para en cada gobernación un solo candidato y allí tendremos la posibilidad de ganar. Igual manera los alcaldes, concejales. No pueden estar peleándose unos y otros si el objetivo es el mismo.