Elio Herrera, secretario de Nuvipa: Todas las iglesias deben participar en las negociaciones en Barbados

Texto: Vanessa Davies. Fotos: Jonathan Lanza-Contrapunto

Aunque Nueva Visión para mi País aboga por elecciones presidenciales y no por parlamentarias, considera que un escenario de comicios generales puede propiciar una salida pacífica

Las iglesias deben sentarse en una isla caribeña llamada Barbados, junto con dirigentes políticos del chavismo y de la oposición, para ayudar a destrancar la partida. Este es el planteamiento de Elio Herrera, secretario general del partido Nueva Visión para mi País (Nuvipa). En conversación con Contrapunto, Herrera afirma que si cada vez hay más cristianos en Venezuela, esos cristianos deben ser escuchados. Pero no solo ellos.

-Ustedes abogan por un acuerdo nacional. ¿Para qué?

-Para superar la crisis, para que nos pongamos de acuerdo en cómo buscar la gobernabilidad nuevamente, cómo integrar y hacer que se sientan representados todos los sectores del país, más allá de los temas partidistas y político-ideológicos. Es un tema de ciudadanía y de los venezolanos.

Pero hay una conflictividad política real.

-Hay que abordarla desde esa óptica. El problema es político; el problema es que entre lo político y lo partidista se generan los intereses y la conflictividad. Esto debe ser resuelto por la vía política, pero debe haber sindéresis, sentido común, desprendimiento de intereses políticos, partidistas, económicos e ideológicos para enarbolar el interés superior.

-¿Cuál es?

-Es el bienestar de la nación, reactivar el aparato productivo y las potencialidades. Tenemos un país rico en recursos naturales, pero pobre por la administración que se ha llevado, y esa incoherencia hay que subsanarla con el acuerdo y el entendimiento. Ese acuerdo debe ser distinto de lo que se ha hecho hasta ahora, porque no ha traído una solución.

-¿Qué cosas cambiaría de los acuerdos que no funcionaron?

-Hay que pasar por una revisión de actores, de metodologías, de discursos incluso. No puede seguirse creando una expectativa más allá de lo alcanzable, porque vienen la desesperanza y la decepción.

-¿Qué actores?

-Que cuenten con la credibilidad, uno de los aspectos totalmente pisoteados. Eso hay que recuperarlo. Hay actores buenos, de diversos sectores del país, que tiene trayectoria y honorabilidad. El acuerdo no debe ser solo con los políticos tradicionales, debe haber mayor amplitud de parte y parte.

Todas las iglesias

-¿Quiénes se incorporarían?

-Hay partidos. Se habla de un famoso G4. Cúpulas de la oposición y de la PSUV y algunas cúpulas que se fusionan en una sola. Hay caretas visibles públicamente, pero son más de lo mismo. Los causantes del problema no pueden ser constructores d ella solución.

-¿Aboga por actores diferentes?

-Sin que ello implique una satanización de los actores ya preexistentes.

-Hay una negociación en Barbados. ¿Están todos?

-Es importante, se aplauden los esfuerzos, pero hay muchísimos elemento del país que no están plenamente representados.

-¿Quién debe ir?

-Los que están son cuatro o cinco personas por cada sector. Es difícil que un país entero, con la diversidad de pensamientos y de posiciones, se vea representado en solo cinco o seis personas. Deben ser más sectores, o por lo menos debe haber un consenso previo para que esos sectores deleguen en determinadas personas su representación. Más allá de nosotros hablo de la iglesia cristiana, que no está representada en esa mesa, y nosotros como partido de base y fundamentos cristianos abogamos por este sector, que no es minoritario, sino que cada vez crece más. En la actualidad estimamos que somos cerca de 7 millones de venezolanos cristianos.

-¿La iglesia cristiana debería estar en Barbados?

-La iglesia cristiana debería estar en Barbados conjuntamente con la católica y otros sectores.

-¿Qué aportaría?

-Transparencia, confianza, credibilidad. Una trayectoria que, por años, ha sido pública con su trabajo social, la asistencia y ayuda integral a las personas más vulnerables, su discurso de paz y reconciliación.

-¿La polarización afectó a la iglesia cristiana?

-Hay algunos sectores que son minoritarios que apoyan un sistema que ha traído hambre y miseria, y que en nuestro punto de vista es incomprensible que alguien que habla de la vida avala un sistema que trae muerte.

-¿Cómo va una iglesia cristiana polarizada a Barbados?

-Hablo de un sector. Igual que hay disidencia en el PSUV, hay actores cristianos que podían tener alguna simpatía, es libre, es muestra de un estado democrático. Lo que no se puede es ocultar una verdad palpable que afecta a millones de venezolanos. Ya existen evidencias claras, nacionales e internacionales,. Como el informe Bachelet. Uno sale a la calle y ve gente comiendo basura, deterioro de la institucionalidad. Somos víctimas de la corrupción, y es algo que debemos abordar, buscar soluciones. Es algo que nos atañe.

-¿Sería para darle el peso a lo social?

-Para destrancar el juego. Hablo de las iglesias. Estudios de la UCAB muestran que la iglesia tiene credibilidad, es un actor fundamental. Vemos ese fenómeno los días de culto. En la sociedad hay un vacío espiritual que está siendo llenado por la fe. La iglesia (judíos, cristianos, católicos) puede ser un punto de equilibrio para destrancar el juego y para que sea garante de que se cumpla lo que se acuerde en la mesa en Barbados.

-¿Qué hay que revisar en la metodología?

-La forma como se hacen las cosas. No se puede decir algo que el resultado sea lo opuesto. Hace falta hablar con transparencia; debe haber reuniones secretas, el acuerdo se construye en privado, pero no es menos cierto que se no se puede negar que se hace cuando se está haciendo. Es sano, es un ejercicio democrático, la herramienta principal de la democracia. No puede ser concertado entre pocos actores, ni algo inviable. Pero debe haber una delegación de representantes por parte de sectores excluidos para que alguien represente sus intereses.

-¿Qué revisar en los discursos?

-El discurso debe ser coherente y sincero, y alejado del calculo político.

-¿Ustedes apuestan por Barbados?

-No queremos ser pájaros de mal agüero. Queremos que los esfuerzos que se están concentrando en Barbados den resultados. Pero pareciera que no hay voluntad real para llegar a un acuerdo, porque lo contrastamos con declaraciones de voceros oficialistas y sigue el lenguaje bélico, amenazante, que lo que hace es destruir los esfuerzos que se hacen en la mesa.

-¿Si fracasa Barbados?

-Tenemos que seguir intentando, en otro escenario. No podemos claudicar. Caerse está permitido, levantarse es obligatorio. La paz es el camino. Hay un sistema engañoso, perverso, que tiene recursos y armas, y nosotros no, pero si Gandhi sin balas logro lo que logró, ¿por qué nosotros no podemos enfocarnos en buscar la paz y el acuerdo nacional? Veamos ese gran acuerdo nacional como el costo que tiene la libertad, y no como el precio que hay que pagar por venderse a unos intereses.

Elecciones generales para negociar

-En el escenario electoral, ¿qué ve Nuvipa?

-Las elecciones son el método por excelencia para resolver un conflicto, es nuestra herramienta y principal recurso. Abogamos pro unas elecciones generales. Como Nuvipa creemos que debe haber elecciones generales de todos los cargos de elección popular, y damos fuerza a la elección presidencial, porque ella representa la máxima autoridad. El nivel de conflictividad está en Miraflores. Mantenemos la postura de que sean elecciones generales. La presidencial del 20 de mayo de 2018 es rechazada por la comunidad nacional y la internacional, incluyendo aspectos técnicos como la denuncia de Smartmatic. Que la legitimidad de un presidente esté tan cuestionada como la de Nicolás Maduro hace poner como prioridad la elección presidencial.

-Pero el Ejecutivo dice que no.

-Va a decir que no, pero entonces tenemos la negociación, los acuerdos. La intención es desarticular el único poder legítimo que es la AN. Estamos en un estado caótico.

-¿Mantiene entonces las propuesta de elecciones generales?

-Sí. Y apostamos para que sea esa vida por excelencia que sea el inicio de una transición hacia una verdadera democracia.

-¿Cómo se resuelve el caos?

-Con el chavismo en la oposición habría una oposición armada y organizada. Creo que el entendimiento nacional debe llevar a la integración de diversos actores que están descontentos con la gestión de Maduro, y eso es muy amplio: chavistas, los que estuvieron en la administración pública. Hay muchos funcionarios en total desacuerdo con lo que vive el país, pero por razones coercitivas se ven impedidos de expresarse libremente, y los que lo hacen ya sabemos cómo terminan: persecución, allanamientos.

-¿Para un gobierno de transición?

-Hay que pasar por un gobierno de transición, pero en algún momento debe darse un cambio de sistema. Podemos tener un buen gerente, pero sin un cambio de sistema que pase a desmontar lo que se ha destruido en 20 años va a ser difícil que tengamos resultados distintos. Por ejemplo, en lo educativo, cuando se atenta contra la formación de los más jóvenes van a ver como normal lo que ocurre hoy día. Tenemos una sociedad que está tergiversada, lo bueno es malo y lo malo es bueno, producto de un proyecto sistemático que se ha instaurado, y ahora hay que hay revertir las secuelas.