21.7 C
Caracas
lunes, 27 mayo, 2024
Publicidad

Rómulo Orta, candidato a rector de la UCV: Diálogo universidad-gobierno se restablece mediante el reconocimiento mutuo de deberes y obligaciones

Texto, fotos y videos: Vanessa Davies

Fecha:

Comparte:

Hay que solicitarle a Maduro la instalación de una mesa de negociación entre el gobierno y la universidad, señala el líder de la plancha Los Autonomistas. ¿Por qué vamos a seguir en una rencilla permanente con el gobierno que no ha llevado a nada?, se pregunta

Ha sido y es tan contestatario y tan contracorriente, que su propuesta para dirigir la Universidad Central de Venezuela (UCV) es una terceta y no una cuarteta. En otras palabras, Rómulo Orta, candidato a rector por la plancha de Los Autonomistas, comparte nombre con otra plancha, porque considera que ese profesor (Amalio Sarco Lira) puede hacer mucho por la UCV como secretario.

«Todo el mundo habla de cuarteta electoral. Nosotros tenemos una terceta. Tenemos al doctor Rafael Salas, profesor titular de la Escuela de Bioanálisis, como candidato a vicerrector académico. Tenemos al doctor Rubén López, un hombre muy vinculado con la industria farmacéutica, que viene a cambiar el vicerrectorado administrativo», describe. «Antes del inicio del proceso electoral planteé a los candidatos que existían por allí la necesidad de ponernos de acuerdo en dos cosas: un programa de gobierno único y unitario, y avanzar hacia la conformación de planchas únicas y unitarias», pero no fue posible. Sarco Lira, candidato a secretario, «está en otra plancha. ¿Y cuál es el problema? Es el hombre que sabe de procesos de admisión e ingreso».

Orta, nacido en La Victoria (Aragua) el 19 de octubre de 1947 y bautizado Rómulo por Rómulo Betancourt, ha hecho vida universitaria durante muchos años. Comenzó a estudiar medicina en la Universidad de Carabobo, pero «recuperé la razón y entré en sociología en la UCV», refiere. Es sociólogo, demógrafo y doctor en ciencias sociales.

Forma parte del Consejo Universitario ucevista, aunque asegura que las propuestas que ha hecho no han sido implementadas y lo atribuye a celo profesional. «Lanzo mi propuesta porque tengo una experiencia acumulada -en el Consejo Universitario, en el Consejo de Facultad de Medicina y en el Consejo de Escuela- de casi 25 años, presentando proyectos de interés para la universidad y para Venezuela; sobre todo, en el sector salud. Como la salud es lo fundamental en el ser humano, mi gestión rectoral estará enfocada en el problema del colapso del sistema público de salud de Venezuela», explica en entrevista con contrapunto.com.

De entrada, habla sobre dos proyectos que vinculan la UCV con el sistema de salud. Uno de ellos es la creación y activación de la red integrada de servicios de salud prehospitalarios y hospitalarios del suroeste de Caracas asociada con el Hospital Universitario de Caracas, que fue aprobado por el Consejo Universitario mas no desarrollado. «Es un proyecto piloto que hemos querido desarrollar desde la UCV, aprobado en 2020, pero no ha sido ejecutado. Tal vez puede deberse a que temían que eso me diera mucha proyección, la cual yo no estaba buscando pero indudablemente que ese proyecto proyectaría mucho a la universidad y a su autor», razona. Esta propuesta ayudaría a descongestionar los hospitales «y debe ser un proyecto bandera de la UCV, porque la salud es lo fundamental para que el ser humano pueda desarrollar otras actividades».

El otro proyecto -que no ha querido presentar oficialmente porque teme que lo engaveten- es la formación de investigadores y promotores comunitarios en salud «para la gestión de servicios comunitarios de vigilancia epidemiológica y demográfica, lo que permitirá que la comunidad genere su propia información sobre el estado de salud y sobre la situación de los servicios de salud existentes». Está dirigido a jóvenes de 15 a 29 años de edad y podría convertirse en una carrera, aclara. Orta recuerda que el gobierno dejó de publicar las estadísticas vitales, por lo que «los ciudadanos estamos ayunos de información y tenemos que crearla; nosotros, organizándonos, podemos levantar esa información».

Desde el año 2019 el Hospital Universitario está intervenido por el gobierno, rememora, y los representantes del Rectorado y de la Facultad de Medicina en el Consejo Directivo del centro asistencial «fueron retirados de sus funciones». Este es «un problema sumamente importante», que afecta la cobertura y atención oportuna de la población. En consecuencia, uno de sus objetivos como rector es que se restituya el convenio que regía la relación, que obligaba al consenso para tomar decisiones.

A Orta le preocupa mucho el financiamiento de la actividad universitaria. «Para eso tenemos la propuesta de convertir el vicerrectorado administrativo en una pieza clave de una próxima gestión universitaria».

-¿Cómo sería?

-Hemos padecido, en estos últimos años, el rigor de la restricción de los recursos que debe proporcionar el gobierno a las universidades, lo cual ha planteado una situación de fuerte colapso de las actividades académicas, de investigación, extensión y docencia. La UCV está en una situación de colapso porque no ingresan las nuevas generaciones debido a los bajos sueldos, el menoscabo del sistema de seguridad social del profesorado. La población más envejecida de Venezuela es la población profesoral universitaria.

-¿Para qué quiere transformar el vicerrectorado administrativo?

-Para que haga tres actividades que debe hacer, y de las que solo ha hecho una. ¿Cuál es la que ha venido haciendo? Administrar los recursos que envía el gobierno y la tramitación de los asuntos rutinarios, como incorporación o egreso de personal. Pero la coyuntura actual exige que tengamos otras fuentes de financiamiento, y para eso el vicerrectorado administrativo debe crear un área para la gestión de ingresos propios generados por actividades propias de la universidad, para lo cual tiene un potencial grandísimo. Además, debe tener un área para la captación y gestión de recursos provenientes de la cooperación internacional.

Rememora que en el año 2010 el secretario general de la ONU invitó a todas las universidades y centros de investigación a optar por recursos, y así lo hicieron hasta instituciones educativas privadas como la Universidad de Los Andes de Colombia. La UCV puede sumarse, insiste. «Lo he planteado en el Consejo Universitario, donde fue aprobado por unanimidad, pero lo engavetan. Piensan ‘este tipo se puede convertir en rector y no nos conviene’. Yo no le convengo a mucha gente aquí».

-¿A quién no le conviene?

-A la gente a la cual yo le pido que rinda cuentas de los dineros del fondo de jubilaciones de los profesores, que rinda cuentas de los dineros del IPP, que están colocados fuera de Venezuela y los profesores no tenemos información de esos recursos que son nuestros. Tienes que rendirme cuentas. No estoy diciendo que te los robaste; te estoy pidiendo «ríndeme cuentas». A esos sectores puede ser que no les interese que yo esté en el Rectorado, que dirija la UCV buscando siempre el diálogo, el consenso, el respeto, pero la firmeza en la gestión. Una gestión con firmeza, diálogo y búsqueda de consenso.

-¿La propuesta del vicerrectorado administrativo implica que no se va a quedar de brazos cruzados esperando recursos del gobierno?

-No señora. Yo voy a hacer todo. Además, lo he hecho. De manera individual me he sumado a iniciativas de embajadas, como Francia y Canadá, para el financiamiento de emprendimientos.

Su relación con el gobierno se la plantea en estos términos: «Hay que solicitarle al presidente Maduro la instalación de una mesa de negociación entre el gobierno nacional y el Consejo Universitario de la UCV. Y si es posible, que todas las universidades de la Averu también promuevan la instalación de mesas de negociación para resolver los problemas».

Remarca un concepto: «Las universidades no pueden ser partidos políticos que realicen funciones de quitar o poner gobiernos. Esas no son funciones de la universidad; esas son funciones de los partidos políticos, y vamos a dejárselas a ellos. Nosotros debemos asumir el rol político de la universidad, que está planteado en la ley de universidades, que dice que la universidad está al servicio de la nación, que debe producir conocimiento y soluciones para los problemas del país y formar los profesionales y técnicos que el país necesita en un marco de autonomía y de democracia plena para el debate de las ideas».

-¿Un diálogo con el ejecutivo es para abordar qué temas?

-Todos los temas. Devolver la nómina a las universidades, sacarla del sistema Patria, porque los que trabajamos en la UCV no sabemos ni cuánto ganamos. Inventan unos bonos a cada momento y uno no sabe cuánto gana. Parece ser que se han cometido muchas injusticias y no hay a quién reclamarle. Dígame usted: ¿Dónde queda el sistema Patria? No sé dónde queda eso. Necesitamos negociar la cuota presupuestaria que le corresponde a cada universidad. Antes se elaboraba un proyecto de presupuesto, se enviaba y se discutía. No nos daba lo que queríamos, pero se discutía. Queremos recuperar el espacio de negociación del presupuesto universitario.

Como lo subraya, es necesario «restablecer relaciones entre dos instituciones del Estado como son la universidad y el gobierno». Explica que la Fuerza Armada «es una institución del Estado, y la universidad también es una institución del Estado. Ah, la Fuerza Armada es no deliberante, disciplinada y obediente, y en la universidad tenemos que ser todo lo contrario: tenemos que ser críticos, deliberantes y llegar a acuerdos y consensos. Eso implica entrar en una situación de equilibrio: tú tienes todo el poder de los tribunales, de la Fuerza Armada, y tú tienes que llegar a un equilibrio con los ciudadanos organizados en la sociedad civil. Esa relación es la que hay que restablecer».

-¿En las mesas de diálogo?

-En las mesas de diálogo. Que nos respetemos, porque ambos somos instituciones del Estado, y ¿por qué vamos a seguir en una rencilla permanente, que no ha llevado a nada? En ese escenario el vicerrectorado administrativo se convierte en una pieza clave.

El profesor Orta considera que los reclamos salariales han estado marcados por una perspectiva economicista, que es «una desviación del movimiento sindical y gremial porque se queda en lo estrictamente salarial»; se aumenta el salario, se aplica el instructivo Onapre y se devalúa.

A su juicio hay que salir del economicismo y, también, «reconocernos como sindicatos y gremios de una institución académica; que podemos juntar nuestras fuerzas con las fuerzas sindicales y gremiales de otros sectores, y eso hay que hacerlo, pero en la unidad debe haber el reconocimiento de la diversidad. Nosotros podemos hacer investigaciones sobre temas, proporcionar conocimiento y soluciones para esos problemas. La Apucv, la Fapuv, Sinatraucv, Sutraucv y Apufat son gremios y sindicatos de una institución académica, que deben reconocerse como tales y no lo están haciendo. Eres una institución académica… ¿qué ofreces como contrapartida al gobierno nacional para que aumente los salarios, te dé los recursos?». Lo resume en una frase: «Yo te estoy ofreciendo esto y tienes que pagarme por eso».

La cooperación internacional debe ayudar a mejorar los ingresos, agrega. Los trabajadores «merecen obtener beneficios de esas actividades de investigación, extensión».

Para Orta es clave que haya transparencia sobre el manejo de los recursos. «Cuando usted, siendo autoridad, se niega a rendir cuentas de los recursos que le dan, ¿quién le va a dar a usted recursos? ¿Para qué?», interroga. Propone hacer una auditoría, aun cuando advierte que el gobierno «se ha aprovechado de algunas denuncias justas que se han hecho sobre irregularidades en el manejo de recursos de la universidad, y lo ha usado para chantaje. Uno se pregunta voy o no voy a la contraloría, a la fiscalía, a los tribunales. Por mi parte he preferido mantener la lucha internamente antes que ir a unos organismos en los que terminamos perdiendo el control del problema».

-¿Cómo lo haría de ser rector?

-Tenemos que negociar con el gobierno, con los poderes del Estado, para respetarnos y hacer que ellos funcionen como debe ser. Que se acabe la política del chantaje que muchos organismos del Estado realizan cuando conocen situaciones irregulares en la universidad.

Orta, de llegar a ser rector, promete llegar a la UCV a las 4:00 am o 5:00 am para revisar y firmar papeles. Y, después, dedicarse a recorrer el campus universitario para resolver los problemas del día a día.

Para contactarnos escribe a nuestro correo editorial [email protected]
Recibe la actualización diaria de noticias a través de nuestro Grupo WhatsApp 
Twitter | Instagram

━ más como esto

Maduro dice que de ganar el #28Jul convocará a la «mamá de los diálogos»

Aseguró que el 28 de julio darán otra derrota a los "fascistas, peluconas y pelucones" Nicolás Maduro aseguró este lunes que de ganar la elección...

Detenidos cuatro policías acusados de disparar a un adolescente de 17 años

Además informó que la Fiscalía hizo labores de "experticia balística a cuatro armas de fuego", "experticia de ATD (análisis de traza de disparo)", "inspección...

Venezuela y Francia incautan 2.400 kilos de cocaína y detienen a 10 personas en Martinica

De acuerdo con cifras oficiales en lo que va del año, las autoridades han incautado 22,5 toneladas de drogas en Venezuela, en 4.199 procedimientos,...

Jubilados y pensionados protestarán este #29May en las sedes del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales

A partir de las 9 de la mañana manifestarán, el Día del Adulto Mayor, para denunciar sus condiciones de vida Una protesta nacional de jubilados...

Elías Sayegh: “MotoBus El Hatillo movilizó a 51 mil vecinos en su primer año»

“Con una política social, nuestro objetivo es atender y brindar apoyo a todos los hatillanos de la zona rural para que puedan trasladarse a...