Luego de ser ingresada en una clínica de salud mental, la cantante envió un video a sus seguidores, quienes habían denunciado que el ingreso a la clínica habría sido en contra de la voluntad de la “Princesa del Pop”

“La Princesa del Pop”, Britney Spears ha enviado un mensaje a sus seguidores, a través de las redes sociales para tranquilizar su preocupación luego del ingreso de la cantante a una clínica mental a principios de mes.

“Todo está bien, mi familia ha pasado por mucho estrés últimamente y necesitaba tiempo, pero no se preocupen, estaré de regreso muy pronto”, asegura a través de un video colgado en su cuenta de Instagram.

Según se informó a comienzos de abril, la angustia por la grave enfermedad de su padre la llevó a ingresarse en una clínica de salud mental, lo que reavivó el recuerdo del comportamiento errático y los problemas con las drogas que atravesó en el pasado, coincidiendo con su divorcio de Kevin Federline y el lanzamiento del disco Blackout.

El padre de Spears tuvo un importante rol en aquellos momentos, asumiendo su tutela cuando en 2008 fue ingresada en un psiquiátrico y perdió la custodia de sus hijos. 

En el texto que acompaña su más reciente publicación en redes, Spears lamenta algunas de las “locuras” que se han dicho en los últimos días, incluidas “amenazas de muerte” que algunos de sus seguidores han hecho a su familia y a su equipo y el inicio de un movimiento que pedía su alta hospitalaria bajo la premisa de que se encontraba ingresada en contra de su voluntad.

“Estoy intentando tomarme un tiempo para mí misma”, corrige la artista, antes de prometer que está intentando “dar lo mejor” de sí misma en estos momentos, asegurar que se encuentra “fuerte” y pedir “un poco de privacidad para lidiar con las cosas duras” que la vida está poniendo en su camino actualmente.

Más tarde la cantante compartió un segundo video en el que se ve ejercitándose y asegura, “Quién diría que el estrés sería una excelente forma de perder 5 kilos, Yay por mí”.

Con información de EFE