En momentos de la COVID-19 los venezolanos están necesitando más aún el dinero que les llega desde el exterior para poder adquirir las medicinas

La aprobación del Estatus de Protección Temporal (TPS) para los venezolanos podría conducir a un importante incremento en el envío de las remesas a Venezuela, ayudando a mantener a flote a cientos de personas en la nación sudamericana, dijeron expertos.

Esta medida le daría un fuerte espaldarazo a miles de profesionales venezolanos que carecen de un estatus migratorio y que en la actualidad se desempeñan como mano de obra no calificada para ayudar a sus familias a sobrevivir a la grave crisis económica de su país. Con un TPS pueden trabajar legalmente por un periodo determinado de tiempo y optar a mejores empleos, así lo expresó El Nuevo Herald.

Las remesas se han convertido en una de las principales fuentes de ingresos tras la estampida de 5.4 millones de venezolanos y la debacle de la producción petrolera.

De los venezolanos que están en el exterior, 2.8 millones envían dinero a sus familias, dijo Manuel Orozco , senior fellow no residente del Inter-American Dialogue, y director del Centro para Migración y Estabilización Económica de Creative Associates International.

“Casi tres millones de hogares están recibiendo remesas, es decir, uno de cada tres hogares recibe dinero de sus familiares desde el exterior. Les están resolviendo grandes necesidades de condición de sobrevivencia, una solución de corto plazo de cómo lidiar con la carestía que hay en el país”, dijo en una entrevista con el Nuevo Herald.

Y en momentos de la COVID-19 los venezolanos están necesitando más aún el dinero que les llega desde el exterior para poder adquirir las medicinas, las vitales bombas de oxígeno y pagar el costoso ingreso en clínicas privadas para evitar convertirse en nuevas víctimas de la pandemia en un país con escasez de medicinas desde hace mucho tiempo y donde los casos de coronavirus trepan todos los días.

Sus familiares, desesperados, pululan por las redes sociales buscando alguien que pueda poner a disposición cuentas de Zelle y de Paypal sin que cobre elevados porcentajes para poder transferir dinero. Otros recurren a portales como GoFundme para emprender campañas de recolección de fondos, muchas creadas por personas amigas con cuentas bancarias, y a chats en WhatsApp.

Luisa Rodríguez y su esposo Pedro, quienes residen en Caracas, Venezuela, contaron a el Nuevo Herald, que lograron superar un cuadro grave de COVID-19 gracias al dinero que una persona allegada a la familia envió desde Texas.

“Este respaldo nos ayudó total y absolutamente a superar el COVID-19. Fue una ayuda providencial y oportuna para superar esta emergencia”, dijo la pareja cuyo tratamiento durante dos semanas costó alrededor de $8,000, dinero que fue transferido mediante Zelle al personal sanitario que los atendió y para el pago de los medicamentos.

El matrimonio dijo que de ser hospitalizados en una clínica los costos se hubieran elevado porque piden $20,000 a los pacientes solo para ingresar.

A esos costos se suma que un medicamento que cuesta $100, el precio puede subir a $160 a la semana siguiente.

“Eso indica también cómo se ha disparado en este país una especie de voracidad de obtener ganancias a costa de esta emergencia tan grande [la pandemia] que se ha presentado”, resaltó la venezolana.

La pareja comentó que descartó usar GoFundme porque considera que las personas contagiadas con COVID-19 se deterioran “velozmente” y esperar a que una campaña rinda resultados puede tomar un tiempo que es vital para los pacientes.

Aún así, muchos venezolanos recurren a esa opción. Existen más de 2,300 campañas en esa plataforma. relacionadas con la pandemia en el país sudamericano.

Familiares de la reconocida cantante venezolana Soledad Bravo, de 78 años de edad, lograron recaudar más de $25,000 para el tratamiento de la artista, de su esposo y de su hija, en el lapso de una semana.

“A una semana de haber iniciado esta campaña, damos por cerrada la misma, con el agradecimiento eterno de Soledad y su familia, por tan rauda, generosa y contundente respuesta de parte de cada uno de ustedes”, dijo Enrique Bravo, sobrino de la cantante, quien creó la campaña desde Sarasota, Florida.

Impulso a la economía

Los venezolanos enviaron $3,115 millones en remesas en 2019, una cifra que bajó 20% el año pasado a $2,400 millones debido al embate de la pandemia de COVID-19 contra la economía a nivel mundial.

Pero las remesas de los que viven en Estados Unidos no cayeron, siguieron enviando en la medida que pudieron, dijo Orozco.

Un total de 460,038 venezolanos en este país enviaron más de $844 millones en remesas en 2019 y más de $869 millones en 2020, de acuerdo con cifras de un estudio del Centro para Migración y Estabilización Económica.

El experto considera que el TPS tendrá un impacto positivo para las personas que carecían de estatus en EEUU y aunque el estar indocumentado no ha sido históricamente un impedimento para el envío de dinero, el alivio migratorio permite a los beneficiados al tener documentación abrir cuentas bancarias para hacer transferencias directas.

Hugo Padilla, cofundador de la billetera digital MeDo Pay que funciona a través de la red de transacciones financieras ACH (Automated Clearing House) de EEUU, destacó que el TPS permitirá a muchos venezolanos trabajar legalmente y ayudarán a la economía venezolana con el envío de más remesas.

“En definitiva la aprobación del TPS hará que muchos venezolanos que están en la sombra puedan salir y esas personas lo que harán de inmediato es trabajar de manera legal. Nosotros estamos claros que las remesas a Venezuela serán el salvavidas de la economía en 2021”, dijo.

La economía del país sudamericano se contrajo 30% el año pasado por la pandemia, precisó Padilla.

Detalló que la economía venezolana dependerá del gasto privado y las remesas en ese aspecto juegan un papel importante.

“La economía venezolana depende fuertemente de las remesas, el petróleo es el segundo producto de entrada de dinero al país. A pesar de que EEUU no tiene el mayor número de emigrantes venezolanos, sí tienes un gran monto de envío de remesas”, explicó.

Según datos de MeDo Pay, el 70% de los venezolanos que residen en Estados Unidos envía $145 promedio por transacción, seguidos por lo que viven en España con 100 euros, los que están en en Chile mandan entre $75 y $80, mientras quienes viven en Colombia y Perú tienen un promedio de $50.

Potencial y escollo

Leonardo Buniak, director ejecutivo de Buniak & CO, dijo que las remesas de los venezolanos tienen un gran potencial en la medida que muchos de ellos que están desempleados o con trabajos poco remunerados logren obtener mejores empleos, y por el aumento de la emigración.

Consideró que la emigración venezolana puede alcanzar las 7 millones de personas en 2023 y que en los próximos cinco años el envío de dinero puede”superar, según mi opinión, fácilmente los $10,000 millones”.

El potencial de crecimiento del envío remesas a Venezuela es enorme, factor que podría ayudar a aliviar las dificultades del país tomando en cuenta que los ingresos petroleros, que antes aportaban el 96% de las divisas que ingresaban al país, en el 2020 no superaron los $3,000 millones.

Una “caída asombrosa” debido al descenso de los precios del crudo y de la producción petrolera venezolana que pasó de entre 3 a 5 millones de barriles diarios en 1998 a apenas 4,000 barriles diarios en la actualidad, según el economista y calificador de riesgo bancario.

Con información de El Nuevo Herald