Los expertos aseguran que hasta que no se corrijan las políticas fiscales, monetarias y los desequilibrios macroeconómicos no se podrá estabilizar el tipo de cambio

El pasado viernes 24 de abril, el dólar paralelo inició una carrera en descenso que lo llevó a cerrar esta semana por el orden de los 176 mil bolívares, luego de superar por primera vez la barrera de los 200 mil bolívares el pasado jueves 23 de abril.

La caída en la cotización del dólar paralelo sorprende después de semanas de alza continua, con un repunte importante durante la semana pasada. Ante este comportamiento, son muchas las interrogantes sobre el futuro de la divisa estadounidense, una de ellas es la razón de la caída de esta semana.

El economista Asdrúbal Oliveros, escribió en su cuenta en Twitter que se debió a una nueva intervención en el mercado del Banco Central de Venezuela (BCV), pues el ente emisor vendió dólares en efectivo a través del sistema financiero que “en un mercado con tan poca profundidad” genera el movimiento a la baja.

Sin embargo, el economista considera que este comportamiento no es sostenible por las condiciones macroeconómicas del país.

En reiteradas ocasiones los economistas han enfatizado que los desequilibrios económicos impiden que el tipo de cambio se mantenga. En ese sentido, aunque los expertos aseguran que en este contexto de inestabilidad política y económica es difícil estimar el monto al que puede ascender el tipo de cambio, los pronósticos son poco alentadores pues aseguran que hasta que no se corrijan las políticas fiscales, monetarias y los desequilibrios macroeconómicos no se podrá estabilizar el tipo de cambio.

Ya es común escuchar que cuando el dólar baja es para tomar impulso y subir nuevamente, mientras tanto el mercado se mantiene a la expectativa.