Según José Ignacio Guarino, todavía “hay muchas interrogantes en torno a este tema”, por su parte, la Asamblea Nacional esgrime que la cancelación de esta deuda es para proteger los activos de Citgo. Aíun no está claro de dónde alen los recursos para pagar esta deuda

Este jueves 16 de mayo, la junta directiva Ad Hoc de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) confirmó la cancelación de 71,6 millones de dólares a los tenedores del bono Pdvsa 2020.

Para el analista económico y financiero José Ignacio Guarino, el pago de esta deuda tiene poco impacto en la economía nacional pues existen otros compromisos económicos por cancelar.

“Todos los bonos vencidos son importantes, pero ¿por qué quedarnos sólo con el pago del Pdvsa 2020? El detalle está en que la Asamblea Nacional haya decidido pagar el 2020 únicamente porque está como efecto colateral en Citgo, pero ¿las demás deudas que están en mora? ¿Qué pasa con ellas? Estoy de acuerdo con que se pague, pero si es así que se cancelen todas”, indicó.

A juicio de Guarino, la cancelación específica de esa deuda responde a intereses muy particulares, porque hay otras obligaciones vencidas que deben ser honradas.

“Tenemos bonos anteriores al 2020 y sólo hay interés de pagar éste. Yo veo de forma positiva la cancelación, pero esta acción del parlamento deja abierto, ante el mercado internacional, las crisis de institucionalidad que hay en Venezuela y eso no es sano para el mercado de valores y financiero”.

Otra interrogante que plantea Guarino es el origen de los fondos para pagar la deuda: “Es difícil explicar de dónde provino el dinero. Se pagó a través de una cuenta en Nueva York, pero ¿por qué paga la Asamblea Nacional cuando quien tiene que girar es el departamento del tesoro venezolano, a pesar de que está sancionado? Aquí hay cosas que no calzan y es importante llevarlas a consideración”.

Por último, el analista financiero indicó que una de las alternativas para estabilizar la economía nacional es la restructuración total de la deuda venezolana y sobre todo las que implican a Pdvsa.

Estos surgieron en 2016 luego de que la petrolera nacional iniciara un proceso de canje de bonos con vencimiento en el año 2017, emitidos en abril de 2007. En octubre de 2010 y enero de 2011 emitieron un nuevo bono de $3.368 con vencimiento en el año 2020.