Según Trump esta decisión estaría sustentada por el flujo de migrantes ilegales y drogas que entran a la nación norteamericana procedente de la nación mexicana vía terrestre

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó al Gobierno de México con imponer impuestos a la importación de automóviles si no hace lo posible para detener el flujo de inmigrantes indocumentados y el tráfico de drogas en la frontera.

“Si México no ayuda, está bien, vamos a ponerle aranceles a sus autos”, dijo Trump en la Casa Blanca.

Las palabras de Trump parecieron alejar la posibilidad de un cierre inminente de la frontera, con el que había amenazado antes para castigar a México.

Trump no dio una fecha límite para la imposición de tarifas en caso de que México no cumpla con sus demandas de detener a los inmigrantes ilegales.

“Si México no hace lo que puede hacer muy fácilmente, aprehender a estas personas (…), vamos a cobrar aranceles a los autos y si eso no funciona vamos a cerrar las fronteras”, dijo, señalando que finalmente el partido se juega en el sector automotor.

Un 80% de las exportaciones de automóviles fabricados en México, importante pilar de su producción manufacturera, tienen como destino Estados Unidos y Canadá.

Pero Trump dijo que también impondría aranceles si México no hace más para frenar el flujo de drogas. Sobre esto marcó un plazo claro de un año.