Este descenso se originó después de que la Administración de Información Energética registrara un acaparamiento mayor de lo esperado en los inventarios de combustible de la semana pasada en Estados Unidos

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) cayó este miércoles 1,2 % para cerrar en 55,68 dólares el barril para la entrega en septiembre, en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

Según los analistas, este descenso es atribuido a una acumulación de los inventarios de combustible en Estados Unidos, cuyo consumo parece haber toca techo este verano.

Según lo reseñado por la agencia de noticias EFE, “las existencias de gasolina aumentaron en 312.000 barriles, mientras que los suministros de destilados crecieron en 2,6 millones de barriles, mientras que las reservas de crudo disminuyeron 2,7 millones de barriles, una reducción mayor que los 1,9 millones de barriles que los analistas habían pronosticado”.