El nuevo aumento de combustible representa un aumento de 1.900%, pues pasó de Bs 0,005 a Bs 0,10; una medida que entra en vigencia este domingo 24 de octubre

El nuevo precio de la gasolina subsidiada entra en vigencia este domingo 24 de octubre, con un costo de diez centavos de bolívar digital (Bs 0,10), lo que representa un aumento de 1.900%. 

Este anuncio fue realizado por la Comisión Presidencial “Alí Rodríguez Araque” tan solo un día antes de que entrará en vigencia su aplicación, lo que dejó a los conductores con un poco margen para tomar previsiones.

Este incremento fue provocado por la puesta en marcha de la nueva expresión monetaria, aplicada el 1 de octubre en Venezuela.

Según la nueva tarifa, con un dólar valorizado en 4,23 bolívares digitales, según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) para el cierre del viernes 22 de octubre; con lo cual, se podrían surtir unos 42 litros de combustible venezolano. 


El sistema venezolano de distribución de combustible se divide en dos: Subsidiada y Premium, con costo de 0,10 bs y 2,16 Bs por litro (lo que es igual a 0,50$), respectivamente. Una situación que hace que la gasolina subsidiada por el Estado sea más accesible para los conductores, aunque la misma tiene un límite de 120 litros para vehículos de cuatro ruedas y de 60 litros para motos.

El mismo fue aplicado en junio del 2020, cuando pasó de 0,00006 bolívares (menos de un centavo de dólar) a 5.000 bolívares el litro (unos 2,5 centavos de dólar), cuando el precio de la moneda estadounidense se ubicaba en 198.110,59, según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV); lo que significa que con un dólar se podrían comprar casi 40 litros de combustible.

Es decir, la situación se mantiene porque pese al aumento se compra una cantidad similar de litros de gasolina, una situación que va a depender de en cuanto se ubique la tasa de cambio de la divisa estadounidense. Sin embargo, podría afectar a los venezolanos que perciben en bolívares y que no cuentan con una salario tan variable como el valor del dólar.

Distribución de gasolina

La eficiencia de este sistema de distribución, que ya tiene más de un año, es juzgada por muchos conductores debido a las trabas que deben enfrentar para acceder al combustible subsidiado, como lo son las largas filas para surtir (que en algunas ciudades del país se transforman en días en colas), las acciones de corrupción que permiten que otros choferes “más vivos” puedan pasar por las islas de las estaciones de servicio de forma preferencial al pagarle a la persona adecuada cierta cantidad de divisas, las fallas en el programa que contabiliza cuántos litros disponibles o que permite realizar el pago y el cronograma para surtir que se basa en los últimos dígitos de la placa del automóvil.

Todos estos problemas preocupan a los sectores productivos venezolanos que dependen del combustible para hacer llegar su mercancía a todos los rincones del país.