PDVSA reinició la unidad de craqueo catalítico de Cardón, que es clave para la producción del hidrocarburo, en junio, pero la detuvo nuevamente en julio debido a una falla en su propia unidad de destilación, dejando al craqueador catalítico sin materia prima

Según Reuters, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) reinició una unidad de destilación de la refinería Amuay, con capacidad de 645.000 barriles por día (bpd), dijeron este martes un líder sindical y un trabajador de la compañía.

La petrolera planea enviar la nafta (mezcla de hidrocarburo líquido inflamable) producida por la unidad de destilación número 4 a la vecina refinería Cardón, de 310.000 bpd, que sirve como materia prima para la producción de gasolina, cuando la nación OPEP enfrenta una nueva oleada de escasez de combustible.