El organismo resaltó su compromiso en “garantizar suministros de crudo fiables al mercado mundial”

El secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Mohamed Barkindo, pidió este jueves a los países petroleros revisar sus políticas de seguridad, tras el ataque de hace menos de dos semanas contra las instalaciones de la empresa saudí Aramco.

En una rueda de prensa, en el marco del XII foro eurasiático KazEnergy realizado en Kazajistán, Barkindo afirmó que “el incidente ocurrido en Arabia Saudita obliga a todos los países de la Opep a revisar sus políticas de seguridad. Esto atañe también a los países productores de crudo que no forman parte de la Opep”.

“Lo sucedido en Arabia Saudita nos dejó conmocionados”, dijo Barkindo, quien agregó que nadie estaba preparado para ese tipo de ataques.

Recalcó que la Opep tiene “el deber de garantizar suministros de crudo fiables al mercado mundial”.

“Y conservar esta fiabilidad de los suministros sirve a nuestro intereses, ya que con ello se evita la volatilidad en el mercado”, explicó Barkindo.

Recordó que tras el ataque, las autoridades saudíes se comprometieron a restablecer su producción al nivel anterior, que era de 10,98 millones de barriles diarios.

“Después del incidente, en Arabia Saudita el volumen de producción cayó en el 50%. En un minuto el mercado se privó de más de 5 millones de barriles diarios, pero milagrosamente Arabia Saudita consiguió restablecer rápidamente su producción”, agregó el secretario general de la Opep.

Adelantó que el próximo 5 de noviembre la Opep publicará su informe mensual sobre la situación el mercado del crudo.

Según Barkindo, la Opep llegó a la conclusión de que el petróleo y el gas mantendrán su posición dominante en los mercados energéticos al menos hasta 2040.