Se debe “solicitar un despliegue del Programa Mundial de Alimentos en el país”, expone el secretario general de Unidad Visión Venezuela, que el jueves 30 de abril acudió a la Vicepresidencia Ejecutiva para solicitar una intervención en el Consejo de Estado. “Aún es apresurado fijar una posición oficial” sobre las elecciones parlamentarias, señala. “La confrontación Nicolás Maduro versus Guaidó es artificial, y ayuda al gobierno a mostrar un conflicto interno que en realidad no existe”

Omar Ávila critica a Nicolás Maduro y a Juan Guaidó, aunque más al primero que al segundo. No le importa que lo etiqueten de un lado o del otro. Pero sin duda que su intervención en una reunión en el Palacio de Miraflores, en la cual les manifestó a Nicolás Maduro y a Cilia Flores -en su cara- las cosas que muchos murmuran, dejó por sentado que no le importa el qué dirán.

En entrevista con contrapunto.com realizada entre Whatsapp y correo electrónico, Ávila afirma: “Lamentablemente los venezolanos no contamos ni con Maduro ni con Guaidó”.

-¿En qué condiciones entra Venezuela a la pandemia de la COVID-19?

-Hace mes y medio cuando nos enteramos del coronavirus, decíamos que nos había agarrado el catarro sin pañuelo. Y aunque es cierto que el gobierno no es culpable de la pandemia, sí lo es de que no haya insumos, del bajo poder adquisitivo y de todas las condiciones que hacen más dramática la actual situación venezolana.

Es decir, que detrás de la crisis del coronavirus hay una realidad que no podemos olvidar: el problema económico de fondo, que hace la situación más dramática, sobre todo para el interior del país, donde la falla en los servicios públicos y la inflación es más grave que en Caracas.

En fin, tenemos una crisis multifactorial, que nos coloca como uno de los países más vulnerables ante la sobrevenida pandemia del Covid-19.

– ¿Qué opina del manejo que ha hecho el gobierno de Maduro de la COVID-19? Ha sido controlada o la realidad es que, al no hacer suficientes pruebas, no sabemos dónde estamos parados?

-Al César lo que es del César: Maduro ha manejado bien la emergencia, tomó las medidas a tiempo y así lo reconocen 8 de cada 10 venezolanos.

Pienso que Maduro tomó la medida de la cuarentena social lo más pronto posible para evitar la rápida propagación del Covid-19, y eso porque muy en el fondo el régimen debe estar consciente –aunque no lo reconozca- de la crisis sanitaria que arrastra Venezuela desde hace años. Lo mejor era prevenir porque, como según han dicho los expertos en el área, en el país no estamos preparados para atender el coronavirus.

– Se ha insistido en la necesidad de una tregua, una taima para afrontar no solo la pandemia, sino sus consecuencias. ¿Qué piensa sobre eso?

-Desde hace un mes hemos visto distintos actores políticos del país, a pesar de las diferencias ideológicas e incluso personales- que han hecho propuestas en aras de unir esfuerzos para superar la pandemia en Venezuela, exhortando firmemente a las partes del conflicto político venezolano a construir los acuerdos que estén a la altura de la emergencia. Documentos que desde Unidad Visión Venezuela hemos apoyado, nosotros vamos a seguir insistiendo en la unidad nacional frente a los problemas existenciales como República.

La crisis que vive Venezuela requiere de entendimiento; por ejemplo, Guaidó puede facilitar el acceso del país a las finanzas, con la condición que los recursos sean manejados por organismos como la ONU, a través del PNUD y no por particulares, para garantizar la transparencia en la administración de los recursos.

– ¿Puede mantenerse la cuarentena por un mes o dos meses más? ¿Lo avalaría como dirigente opositor?

-En un país como el nuestro si la gente no trabaja, se va a morir de hambre. Hay que buscar un mecanismo viable y responsable. Para nadie es un secreto la crisis política, social y económica que venimos padeciendo cada vez con mayor fuerza, producto de 28 meses en hiperinflación, de un PIB que se ha contraído en más de 70% en los últimos 3 años. Tenemos un tercio del país que requiere de ayuda humanitaria.

Ahora toca flexibilizar por sectores, con condiciones de bioseguridad por supuesto, y es vital identificar los casos asintomáticos. Por ejemplo, el sector servicio es fundamental reactivarlo.

– ¿Qué propuestas hace Omar Ávila para el manejo de la crisis COVID-19 y pospandemia?

-Desde el pasado 24 de marzo propusimos desde Unidad Visión Venezuela instalar una Mesa de Consenso para los líderes políticos -demócratas y socialistas- y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), sólo para abordar la crisis pandémica en Venezuela.

El pasado jueves 30 de abril fui a la vicepresidencia de la República a entregar, de manera formal, una propuesta para enfrentar la Emergencia Nacional, solicitando poder tener un derecho de palabra en el Consejo de Estado que preside Delcy Rodríguez, para poder explicar los detalles de nuestra proposición.

La misma tiene tres líneas fundamentales: En primer lugar, generar una directriz de operaciones humanitarias; en segundo lugar, solicitar un despliegue del Programa Mundial de Alimentos en el país; y en tercer lugar -y no menos importante- poder generar una plataforma de apoyo a emprendedores. Sin embargo, el elemento más importante es la liberalización: Hay que liberar de aranceles, impuestos y limitaciones la importación de materias primas alimentarias, agrícolas y agroindustriales (incluida maquinaria). Autorizar la importación privada de combustibles. Evaluar o iniciar el concesionamiento de plantas inactivas de generación termoeléctrica. Reactivación del crédito bancario.

En resumen, la clave es generar confianza en los privados, porque son quienes tienen dólares, arraigo, cualidad productiva y no están sancionados.

– Se supone que este año hay elecciones parlamentarias. Deben mantenerse o está de acuerdo con posponerlas para otro momento?

-Pienso que aún es apresurado fijar una posición oficial al respecto. Pudiéramos esperar un par de meses más, para tomar una decisión realmente correcta, basándonos en la ley por un lado, y por el otro entendiendo la importancia que tienen las elecciones del Poder Legislativo, en una Venezuela en la que lamentablemente no ha parado el conflicto político.

– La diatriba política sigue siendo Maduro-Guaidó o cambió con la crisis de la COVID-19?

-La confrontación Nicolás Maduro versus Guaidó es artificial, y ayuda al gobierno a mostrar un conflicto interno que en realidad no existe; lo que hay es una diatriba entre Maduro y el gobierno de los EEUU, mientras que el gobierno tiene como aliados a China, Rusia e Irán. Por lo tanto el conflicto venezolano debe verse como un conflicto geopolítico que tristemente afecta es a nuestro pueblo.

Por ejemplo, todos hemos visto los desalojos ilegales y violatorios de los derechos humanos de venezolanos en varios países de Latinoamérica en medio de la pandemia. ¿De qué nos sirve a los venezolanos que más de 50 países reconozcan a Guaidó? ¿Qué está haciendo el “presidente” (E) por sus hermanos venezolano que sufren estás penurias en el exterior? ¿Para qué son recursos de ayuda humanitaria entonces, para después de que salga Maduro? Si por ejemplo, Perú es país aliado con Embajada de Guaidó reconocida, ¿por qué no se atiende eso legalmente y económicamente, ya?

Otro ejemplo tiene que ver con la ayuda anunciada por Guaidó para trabajadores de la salud por un monto de 100 dólares mensuales por tres meses. En este momento toda la ayuda que pueda prestarse es bien recibida por la ciudadanía, pero de la forma como está planteada, sin duda alguna, es discriminatoria. El equipo del diputado Guaidó no posee una plataforma óptima para la distribución de esa subvención directa. Lo lógico y verdaderamente eficiente es que existiera un acuerdo entre Nicolás Maduro y Juan Guaidó, para que este bono pudiera llegarle realmente a todos los profesionales de la salud, esto debido a que el gobierno tiene la plataforma tecnológica para hacer llegar esta ayuda a todos sin excepción, y Guaidó tiene el dinero.

Así como son excluyentes los bonos que da Maduro, por la sencilla razón que no le llega a todos los venezolanos, y por ello hemos planteado que los mismos sean asignados a todo el que tenga cédula de identidad. Es momento de abandonar posiciones discriminatorias, de ambos lados. El pueblo que sufre ya no está obedeciendo a ninguna parcialidad; solo quiere resolver sus problemas.

Por ello finalizo diciendo, con toda responsabilidad, que lamentablemente los venezolanos no contamos ni con Maduro ni con Guaidó.