Bloomberg tuvo acceso a documentos que muestran que Swissoil vendió y entregó el año pasado a China al menos 11.3 millones de barriles de petróleo venezolano bajo la apariencia de otros nombres

Este viernes, la agencia Bloomberg aseguró que “millones de barriles de crudo que Estados Unidos embargó a Venezuela fueron vendidos secretamente a China”

“El gobierno de Nicolás Maduro ha adoptado todo tipo de estrategias para poder evadir las sanciones de Estados Unidos y poner el petróleo venezolano en el mercado. El portal Bloomberg detalló las triangulaciones y trucos jurídicos que aplica la dictadura para poder comercializar el crudo con China”, afirma la nota.

Además de eso, Bloomberg afirma que por medio de “las facturas y los correos electrónicos revisados” por la agencia mostrarían hasta dónde llegarán “algunos comerciantes para disfrazar el origen del crudo y llevarlo a Asia”, lo que convierte a las refinerías chinas en un sustento esencial para la industria petrolera de Venezuela. 

“Los funcionarios estadounidenses, por supuesto, no pueden prohibir que las empresas chinas o internacionales compren petróleo venezolano. Sin embargo, pueden exprimirlos financieramente al prohibirles hacer negocios con empresas estadounidenses. Por eso se toman pasos tan intrincados para disfrazar el origen de lo crudo”, asevera.

Los documentos muestran crudos que cargados en Venezuela, como uno llamado Hamaca, son tratados con aditivos químicos frente a las costas de Singapur y reaparecen en el mercado como cargamentos con nuevos nombres como “Singma” o simplemente una mezcla bituminosa. Swissoil Trading SA, una casa con sede en Ginebra, realizó las transacciones actuando en nombre de la empresa de petróleo mexicano Libre Abordo SA, que fue sancionada por Estados Unidos en junio por comprar crudo venezolano.

“En un correo electrónico visto por Bloomberg, un comerciante de Swissoil que comercializa “Singma” instó a una contraparte a violar una práctica estándar de la industria al mantener la documentación de carga original fuera de un petrolero. Poner BL original a bordo de un barco es una locura, no lo hagas”, dice la nota.

En ese sentido, Bloomberg tuvo acceso a documentos que muestran que Swissoil vendió y entregó el año pasado a China al menos 11.3 millones de barriles de petróleo venezolano bajo la apariencia de otros nombres.

El pasado mes de abril, el buque Celestial cargo crudo venezolano de un barco petrolero frente a las costas de Malasia. Luego navegó a un área a unas pocas millas de la costa de Singapur conocida como Western Petroleum Bravo, no lejos de Universal Studios Singapur y algunos de los mejores resorts y campos de golf de Asia. Allí recibió 30 contenedores de aditivos químicos a un costo de $233.000 dólares que fueron pagados por Swissoil. “Caballeros, esta es la tarifa de dopaje”, dijo un empleado de la compañía en un intercambio de correos electrónicos con Libre Abordo, la compañía que originalmente levantó la carga en Venezuela. “Estoy seguro de que necesitaremos a estos tipos en el futuro, asegúrese de que les paguen pronto”.

La compañía petrolera nacional de China, China National Petroleum Corp., cortó las compras directas con los comerciantes venezolanos. Pero el petróleo del país caribeño todavía tiene un gran atractivo, especialmente para las empresas que no tratan directamente con EEUU. Solo las unidades especiales de refinería llamadas coquizadores pueden procesar el crudo venezolano similar al alquitrán, y China tiene la mayor capacidad de coquización del mundo después de EEUU.

Washington impuso sanciones a PDVSA a principios de 2019, lo que envió sus ventas el año pasado a un mínimo de 71 años y tensó el flujo de caja de Caracas. Pero el crudo que produce Venezuela sigue en demanda. Solo en noviembre, Venezuela exportó 15 millones de barriles de petróleo valorados en unos 660 millones de dólares, según datos de Bloomberg.

“Maduro necesita todo el dinero que pueda poner en sus manos para financiar el aparato militar que protege al régimen”, dijo Diego Moya-Ocampos, consultor de riesgo político de IHS Markit en Londres.

Con el cambio esta semana de presidentes de Estados Unidos de Donald Trump a Joe Biden, las exportaciones de petróleo venezolano pueden experimentar una reactivación limitada. Los funcionarios de Biden pueden aliviar las restricciones más recientes sobre los llamados intercambios de combustible, donde las empresas venden gasolina a PDVSA a cambio de un pago en petróleo crudo, dijo Moya-Ocampos.

“Me atrevería a decir que veremos más petróleo venezolano en el mercado en un futuro cercano”, dijo.