El petróleo baja a pesar de los cuantiosos estímulos económicos que prepara la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos, valorados en dos billones de dólares

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) abrió este miércoles con una bajada de 2,46%, hasta los 23,42 dólares el barril, a pesar de que demócratas y republicanos alcanzaron en la madrugada un acuerdo para aprobar una ley fiscal que ayude a empresas y trabajadores a paliar los efectos de la crisis del COVID-19, una medida que los inversores esperaban que ayudara a levantar o aguantar el precio del crudo, algo que finalmente no ha sucedido.

A las 09.15 hora local (13.15 GMT) el barril cotizaba así por debajo de los 24 dólares tras restar 0,59 dólares respecto a la sesión previa del martes.

Los precios del petróleo bajaron a pesar de los cuantiosos estímulos económicos que prepara la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos, valorados en dos billones de dólares, en un mercado que parece no estar dispuesto a superar el descenso brutal en la demanda como consecuencia de la caída en los desplazamientos.

A medida que avanza la crisis del COVID-19 y los países restringen cada vez más los movimientos el precio del crudo sufre, especialmente después de que India, el tercer mayor consumidor de petróleo del mundo, se haya sumado a las medidas de cuarentena y confinamiento obligatorio.