El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, explicó que muchas de estas plantas de fertilizantes están completamente paradas desde hace años y, sin embargo, se paga el salario a unos 3.500 trabajadores

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó este miércoles 19 de junio que muchas plantas de fertilizantes de Petróleos Mexicanos (Pemex) se encuentran bajo proceso de revisión por presuntos casos de corrupción.

“Son muchas plantas y todas se están revisando. Donde hay elementos, porque incluso hay una investigación del Poder Legislativo; es en la planta de Pajaritos (estado de Veracruz)”, afirmó el mandatario desde Palacio Nacional.

El líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) explicó que algunas investigaciones arrancaron durante su mandato, que se inició el 1 de diciembre, porque ya había “irregularidades” detectadas que no se podían desechar, pese a que él es partidario de no indagar en asuntos previos a su Gobierno.

Recordó que muchas de estas plantas de fertilizantes están completamente paradas desde hace años y, sin embargo, se paga el salario a unos 3.500 trabajadores.

En materia energética, defendió también su decisión de no convocar a más licitaciones petroleras para la iniciativa privada hasta que se tengan resultados de los contratos ya celebrados.

Pero “que no se entienda que hay una confrontación con el sector empresarial”, dijo.

Sostuvo que tiene una excelente relación con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de México; organismo éste que lamentó la reciente cancelación de concursos petroleros para encontrar socios a Pemex.

El martes, el diario El Universal publicó que autoridades de Estados Unidos investigan al expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) por presuntamente recibir sobornos en la compra de una planta de fertilizantes (Fertinal), ocurrida en 2015, la cual tuvo un valor de 635 millones de dólares, un hecho que el exmandatario negó “categóricamente”.

Este mismo miércoles el diario Reforma publicó que la Fiscalía General de la República investiga al exsecretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y al exdirectorde de Pemex entre 2012 y 2016, Emilio Lozoya, por la compra de otra planta con presuntos sobrecostos.