Los funcionarios evitaron confirmar que el recorte en las tasas forma parte de una estrategia más agresiva para continuar con la tendencia de caída del precio del dinero en el futuro

La Reserva Federal de Estados Unidos (FED) ajustó el pasado mes de julio las tasas de interés, pero evitó confirmar que se trata del inicio de un ciclo prolongado de reducción de tipos que se suele adoptar en casos de recesión o ante una posible desaceleración económica.

“La mayoría de los participantes vieron una propuesta política de flexibilización de un cuarto de punto en esta reunión como parte de una recalibración de la postura de la política, o ajuste de mitad de ciclo”, dijo el organismo en la minuta de la reunión difundida este miércoles.

Con este texto, los funcionarios de la Reserva Federal evitaron confirmar que el recorte en las tasas de interés forma parte de una estrategia más agresiva para continuar con la tendencia de caída del precio del dinero en el futuro.

En la reunión celebrada los días 30 y 31 de julio, la Reserva Federal anunció una rebaja en las tasas de interés entre 2% y 2,25% debido a la debilidad económica global y la “apagada” inflación en el país. El organismo tiene previsto reunirse nuevamente los días 17 y 18 de septiembre.

Las actas difundidas este miércoles también señalan que la incertidumbre con relación a las políticas comerciales del presidente Donald Trump, no cederán al corto plazo.

“Un factor importante en esta evaluación fue que las tensiones comerciales internacionales y la evolución económica extranjera parecen moverse en una dirección que podría tener efectos negativos significativos en la economía de EEUU”, expuso la Fed.