El descontento contra el Gobierno se ha evidenciado a través de acciones de calles en las que participan centenares de personas desde hace más de 10 semanas

La jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, pidió que para “sacar a Hong Kong de una difícil situación económica” los manifestantes cesen las movilizaciones de calle, según reseñó la agencia de noticias china Xinhua.

“En medio de la fricción comercial entre China y Estados Unidos y las disputas políticas que han durado por más de dos meses en Hong Kong, los sectores empresariales están profundamente preocupados por la recesión económica”, señaló Lam a la prensa local el pasado viernes nueve de agosto.

La lideresa política también invitó a los ciudadanos a “dejar atrás las diferencias y evitar el caos o la violencia para restaurar el orden”.

En medio de la tensión civil, el Gobierno autorizó la suspensión de vuelos este lunes 12 de agosto ante la ocupación del aeropuerto internacional por miles de manifestantes. El Gobierno chino aseguró ver “señales de terrorismo” en la “violencia extrema” registrada durante las protestas, informó la agencia de noticias EFE.