El ministro de Petróleo, Thamir Ghadhban, dijo que “sigue observando el mercado mundial para evaluar la necesidad de aumentar la producción en colaboración con los socios miembros de la OPEP”

El Gobierno iraquí ha asegurado este jueves que está comprometido con las cuotas de mercado de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y que no toma “decisiones unilaterales” sobre su producción, según el ministro de Petróleo, Thamir Ghadhban.

Agregó en una rueda de prensa en Bagdad junto al director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Fatih Birol, que su país podría producir más petróleo para satisfacer la demanda de los consumidores, pero está comprometido con la estabilidad de los mercados y coordinado con la OPEP.

Irak redujo sus extracciones en 126.000 barriles diarios en marzo, según la organización, lo que contribuyó a la caída de la oferta de crudo de la OPEP en más de medio millón de barriles diarios.

Según Ghadhban, “Irak sigue observando el mercado mundial para evaluar la necesidad de aumentar la producción de petróleo en colaboración con los socios miembros de la OPEP”.

Asimismo, ha declarado que no hay que preocuparse aún por la imposición de las sanciones de Estados Unidos sobre Irán: “Tenemos suficiente tiempo para evaluar la reacción de los mercados”, dijo.

Foto: EFE.

Por su parte, Birol ha presentado en la rueda de prensa algunos de los datos recogidos en un informe publicado este jueves por la AIE, en el que la agencia prevé que Irak incrementará su producción petrolera en 1,2 millones de barriles diarios de aquí a 2030 y se convertirá de esta forma en el cuarto mayor productor del mundo. 

“Irak seguirá siendo un pilar fundamental del mercado del petróleo en los próximos años”, declaró el director, destacando que el país árabe ha sido capaz de aumentar su producción en 50% desde 2012.

Eso, a pesar de la bajada de los precios del crudo y la destrucción causada por el grupo terrorista Estado Islámico, que controló amplias zonas del país y pozos de petróleo.