El Banco Central de Venezuela asegura que llegó a un acuerdo con el Pnud para la transferencia de los fondos y la compra de insumos para atender la pandemia, pero el equipo de Guaidó niega ese convenio e insiste en que la audiencia se realizará con sus diplomáticos

Este jueves se lleva a cabo en tribunales ingleses, la audiencia en la que el Gobierno de Nicolás Maduro busca recuperar 1.000 millones de dólares en oro que se encuentra depositado en el Banco de Inglaterra y que intentan retirar desde hace meses sin éxito, debido a las sanciones hacia organismos y funcionarios de la administración chavista.

Reiterados han sido los señalamientos del Gobierno de Maduro hacia la entidad financiera de Inglaterra, pues aseguran que se niega a entregar el mineral propiedad del país que reclaman desde 2019. La más reciente denuncia fue anunciada el pasado 14 de mayo por Zaiwalla & Co, la firma de abogados que representa al Banco Central de Venezuela (BCV) en Londres.

“Zaiwalla & Co recibió instrucciones de la actual dirección del Banco Central de Venezuela para emitir una reclamación contra el Banco de Inglaterra (BoE) para que le devuelva 1.000 millones de dólares de las reservas de oro de Venezuela para ayudar al país a luchar contra el COVID-19”, informó la firma. Señalaron que el pasado mes de abril el ente emisor pidió que el oro se transfiriera directamente al Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

“El BoE se negó a confirmar que actuaría de acuerdo con las instrucciones argumentando que no reconoce la autoridad de la actual dirección del BCV y del gobierno venezolano”, indicó Zaiwalla & Co.

Reino Unido, forma parte de los países que reconocen al líder opositor Juan Guaidó, como Presidente Encargado de Venezuela.

Ante la negativa de la institución inglesa, el Gobierno Maduro amenazó con llevar a la Corte Penal Internacional (CPI) su pugna con el Banco de Inglaterra y aseveró que se trata de un entramado de la oposición para robarse 31 toneladas de oro de Venezuela, retenidas en el Banco de Inglaterra.

“Este jueves se estará realizando una audiencia en los tribunales ingleses, nosotros esperamos el mayor apego de estos tribunales a la legalidad (…). El Banco de Inglaterra solamente puede actuar como custodio”, dijo la vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, quien aseguró que el bloqueo del oro obstaculiza políticas de control del coronavirus, lo cual, según la funcionaria de Maduro, derivaría en delitos de “lesa humanidad” que “competen” a la CPI.

En ese sentido, este miércoles el Gobierno de Maduro denunció ante la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos (DDHH) de las ONU el “secuestro de valiosos recursos en oro que han impedido la adquisición de insumos para combatir la pandemia”.

“Denunciamos la posición del Banco de Inglaterra de negar la entrega de recursos venezolanos para que sean utilizados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para la adquisición de medicamentos e insumos médicos”, alertó Larry Devoe, secretario Ejecutivo del Consejo de DDHH designado por la administración de Maduro.

Por su parte, el Banco Central de Venezuela aseguró este miércoles que llegó a un acuerdo con el Pnud para que el organismo reciba directamente los fondos y destinarlos a la compra de medicinas, equipos médicos y alimentos para enfrentar la pandemia del COVID-19.  Recientemente, la ONU confirmó a la BBC que la entidad venezolana le había comunicado su intención de explorar este mecanismo.

“No es mi palabra, no es que estoy diciendo que voy a comprar alimentos, medicinas y equipos médicos. Son las Naciones Unidas quienes lo están diciendo y ellos no se van a prestar a nada oscuro, que no sea neutral, independiente”, dijo a la agencia Reuters Calixto Ortega, presidente del BCV.

Esta afirmación fue desmentida por Vanessa Neumann, representante de Guaidó ante Reino Unido, quien reiteró que Londres no reconoce la legitimidad de Maduro y por ello, además de rechazar la demanda, el Banco de Inglaterra insistió en realizar una audiencia con la diplomática enviada por Guaidó.

“No solo que la dictadura no pudo proseguir con su caso, pero tampoco hay acuerdo con la PNUD sobre el uso del oro en Inglaterra (ni para atender la crisis sanitaria en Venezuela) que haya sido aceptada por el BoE”, dijo Neumann en su cuenta de Twitter.

Ortega, por su parte, dijo que espera se espera un juicio expedito, de pocas semanas, para que el Banco de Inglaterra entregue parte del oro que le solicitan desde 2019 para enfrentar la urgencia económica bajo la pandemia.

La Asamblea Nacional liderada por Guaidó también rechazó el reclamo del Gobierno de Maduro y en un comunicado aseguró que utilizan la emergencia humanitaria como una excusa para fortalecer organizaciones criminales.

“El régimen de Maduro, lejos de querer favorecer a los venezolanos, solo está interesado en apropiarse de los activos del Banco Central de Venezuela para seguir financiando a corrupto régimen, usando a la emergencia humanitaria compleja como una excusa para fortalecer a sus organizaciones criminales”, dice parte del texto del parlamento.

En el comunicado la AN también afirma que “no existe ningún programa específico con ese organismo para proveer ayuda humanitaria a Venezuela, y mucho menos por el monto señalado” y cuestionan que se culpe a Guaidó y su procurador especial, José Ignacio Hernández, de querer apropiarse de los recursos venezolanos. “En realidad, la Oficina del Procurador Especial ha obrado dentro del mandato de la Asamblea Nacional, quien en Acuerdo de 20 de mayo de 2020 ordenó proteger los activos del régimen de Nicolás Maduro”, agrega el texto.