Baja demanda nacional y falta de financiamiento son percibidos (71%) como los principales problemas del sector

Los industriales venezolanos percibieron, en el primer trimestre de 2022, una mejor situación que la del mismo periodo de 2022. La Encuesta Cualitativa de Coyuntura Industrial del primer trimestre de 2022 revela que siguen poniendo recursos de sus bolsillos para producir y que pagan mejores salarios que el sector público. Estos son seis datos presentados por el presidente de Conindustria, Luigi Pisella, en rueda de prensa este miércoles 11 de marzo.

1)Remuneraciones entre 78 y casi 800 dólares. Los salarios del sector industrial varían entre 78 dólares (el mínimo de un obrero) y 779 (el máximo de un gerente).

Según la encuesta presentada este miércoles, la remuneración de los obreros varía entre 78 y 130 dólares; la de los profesionales y técnicos, entre 172 y 339 dólares y la de los gerentes de 414 a 779 dólares.

“Ningún incremento salarial tiene efecto por decreto”, destaca Pisella. Para aprobarlo “tienes que haber generado los ingresos; en la medida en que se produzca más los incrementos de salarios van a salir solos”.

2)Baja demanda y otros problemas. La baja demanda nacional y la falta de financiamiento son percibidas (71%) como los principales problemas del sector. Le siguen en importancia (64 %) los tributos, la competencia de productos importados (54%) y el acceso a proveedores de materias primas (48%).

3)La exportación, una quimera. Luigi Pisella precisó que solo 17% de la industria exporta. “Por ahora no es una salida nuestra. Mucha gente me dice que si producimos más ocupamos la capacidad instalada, pero solo 17% logra exportar”.

4)Todo a pulmón. Cada industria necesita unos 2 millones de dólares para financiarse, y eso alcanza para capital de trabajo y no para la reconversión industrial, puntualizó Pisella. La realidad venezolana es que 55% de las empresas se autofinancia: “La mayoría se mantienen en pie porque sus accionistas financian”. Solamente 26% recibe créditos de la banca.

5)El impacto de los servicios públicos. La industria venezolana tiene que pagar por los servicios públicos y al mismo tiempo resolverlos por otras vías, como la compra de cisternas o la instalación de paneles solares, detalló Francisco Acevedo, vicepresidente de Conindustria. Primero debemos tener servicios públicos para saber si la tarifa se va a revisar o no, subrayó.

6)Exoneración de aranceles para importaciones. El nuevo decreto del gobierno sobre la exoneración de aranceles a las importaciones va en la línea adecuada; es decir, en la vía de desmontar esta protección a los productos importados, destacó Pisella.

El presidente de Conindustria recordó que, de 4.400 productos, se quitaron del decreto 1.200. Aunque esto “no es suficiente” sí indica que hay un camino y que se nos escuchó, refirió Pisella. “Vamos en la dirección correcta”. Y de haber una insuficiencia de producción de cualquier producto, comentó, “estamos en capacidad de revisar”.