Venezuela “necesita que el CNE sea un árbitro independiente y confiable; solo así podrían celebrarse elecciones justas y creíbles, que recuperen la confianza en el voto como único instrumento para dirimir las diferencias políticas”, manifestó la organización empresarial

Las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sobre el Consejo Nacional Electoral (CNE) y varios partidos políticos fueron rechazadas por la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras).

En un comunicado, la organización empresarial expresó “su profunda preocupación ante las recientes decisiones del TSJ, que exceden las atribuciones que le son constitucionalmente atribuidas”.

“La asunción de competencias que no son propias del Poder Judicial al designar nuevas autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) y de los nuevos miembros de las juntas directivas de los partidos políticos de oposición que fueron objeto de suspensión, sin duda, constituyen decisiones que dificultan el camino electoral como única vía a transitar para superar la crisis política, económica y social en la que está sumergida Venezuela y atentan contra la institucionalidad democrática de nuestro país”, alertó Fedecámaras.

También destacó “la importancia de respetar el estado de derecho y de atender el clamor de la población que exige una salida democrática, sin riesgo de mayor conflictividad social que pueda conducir a situaciones indeseables que pongan en un peligro mayor la estabilidad, la paz y la viabilidad del país”.

Venezuela “necesita que el CNE sea un árbitro independiente y confiable; solo así podrían celebrarse elecciones justas y creíbles, que recuperen la confianza en el voto como único instrumento para dirimir las diferencias políticas”. 

“La población exige un país con instituciones fuertes, con poderes públicos independientes, imparciales y justos, con una sólida y estable democracia, como lo ordena la Constitución”, remarcó.

Fedecámaras “exhorta al Estado venezolano a entender que, en el medio de la diatriba política, los ciudadanos están demandando soluciones urgentes a un sin número de necesidades a las que, por años, no se les ha dado respuesta. Hay que evitar mayor sufrimiento de nuestra gente y una espiral de penurias, hambre y violencia”.

Los empresarios instaron a asumir como nación “la gravedad del momento que vivimos y trabajemos en función de construir espacios de entendimiento y soluciones a la crisis política que nos conduzcan a una mayor institucionalización del país, para lograr reunir el respaldo de la mayoría de los venezolanos y el reconocimiento de la comunidad internacional”.

Ratificó su llamado al diálogo: “Fedecámaras ratifica la necesidad de procurar, a través de un diálogo social respetuoso, sincero y efectivo un gran acuerdo nacional, donde confluyan los diferentes actores sociales y seamos capaces de reconocer nuestras dificultades y trazarnos una agenda posible de solución, que genere la confianza necesaria para poder construir como sociedad, una Venezuela productiva, en democracia y en paz, capaz de generar progreso y bienestar a sus ciudadanos”.