La compañía estadounidense indicó que sigue siendo capaz de pagar a sus empleados y apoyar a las comunidades venezolanas

El consejero delegado y presidente de la petrolera Chevron, Michael Wirth, dijo este viernes 1 de mayo que está “cesando gradualmente algunas actividades” en Venezuela, tras una orden que la Casa Blanca dio la semana pasada y aseguró que “pretende cumplir” con los requisitos que le imponga EEUU, pero no planea irse del país.

“Pretendemos cumplir con los requisitos pero no vamos a cesar (las operaciones) o irnos del país. Estamos cesando gradualmente algunas actividades y aún somos capaces de pagar a nuestros empleados y apoyar a las comunidades de Venezuela, que es muy importante en estos tiempos. Esperamos preservar nuestra posición de negocios”, dijo Wirth en una entrevista con CNBC.

El directivo de Chevron explicó que la segunda mayor petrolera de EEUU lleva “buena parte de los últimos 100 años” en Venezuela, país que está “bajo sanciones” por parte de Washington y para el que el Departamento del Tesoro “emite repetidamente licencias cada 90 días” que le permiten la permanencia de esta compañía.

“Realmente no operamos ningunos activos en el país, sino que somos socios en dos operaciones que son operadas por otra compañía”, especificó el ejecutivo de Chevron, cuyos empleados, en torno a 8.000, proveen “servicios técnicos” de ingeniería o mantenimiento.

La semana pasada, EEUU ordenó a Chevron “cesar gradualmente” sus actividades petroleras, le prohibió perforar, transportar o negociar con crudo y le exigió reducir sus operaciones a un simple “mantenimiento” de sus activos en una nueva licencia con la que busca impedir que productos petroleros estadounidenses lleguen al Gobierno de Nicolás Maduro.

“Las licencias han restringido gradualmente los tipos de actividades que podemos hacer como socios en esos negocios. La más reciente dura más de 90 días, llega hasta diciembre y nos requiere cesar ciertas actividades que se nos permitía previamente, no nos requiere abandonar el país”, señaló Wirth.

Este viernes, Chevron informó de que obtuvo 36% más de beneficios en el primer trimestre del año, pero su facturación cayó más del 10%, y advirtió de los efectos de la caída del crudo por la pandemia de COVID-19