Álvaro Silva Pérez, presidente saliente de Asoquim, destacó que en el año de pandemia “nuestras empresas afiliadas rápidamente adoptaron novedosos mecanismos para seguir operando”

Durante la asamblea anual de la Asociación Venezolana de la Industria Química y Petroquímica, que se celebró este jueves 15 de abril, se eligió la nueva junta directiva que regirá los destinos del sector durante el período 2021-2023 y que será presidida por Guillermo Wallis (Químicos JMP, S.A.), en sustitución de Álvaro Silva Pérez.

Wallis expuso que los tiempos actuales son tiempos de cambios, tanto políticos como económicos y sociales. Las premisas y procesos que se tenían en entornos anteriores, pueden no ser efectivas cuando los problemas y retos que nos desafían a diario cambian constantemente. Para salir airosos de estas circunstancias, es imperativo que proactivamente busquemos soluciones asumiendo los desafíos de los nuevos entornos, expresó.

También expuso que la gestión de los próximos dos años se enmarcará en dos grandes áreas de acción: una interna, para y por el beneficio de la asociación y sus agremiados, y una externa, en función de influir en la opinión y en las políticas públicas para el fortalecimiento del sector.

Acompañarán a Wallis en la junta directiva: Armando Prado, vicepresidente (C.A. Venezolana de Pinturas); Reinaldo Gabaldón, director tesorero (Alimentos POLAR Comercial, C.A.-Unidad de Negocios   Limpieza); y Esteban Szekely (Corimon Pinturas C.A.), Carlos Santacruz (Clariant Venezuela S.A.), Juan Fernando Meneses (Industrias Menequim C.A.), Juan Pablo Olalquiaga (Inversiones Simbi C.A.), Giovanni Orlando (Negroven S.A.), Eloy Sardiñas (Produven), Alvaro Silva (Puramin C.A.) y Francisco Acevedo (Sinthesis C.A.).

Al presentar su balance de gestión, Silva Pérez señaló que, si bien es cierto que 2019 se caracterizó por su complejidad política y por una combinación negativa de contracción económica y caída del poder adquisitivo del venezolano, 2020 sorprendió con una pandemia que obligó a limitar la movilidad y adaptarse a nuevos esquemas de trabajo.

“Nuestras empresas afiliadas rápidamente adoptaron novedosos mecanismos para seguir operando, y Asoquim también. Asumimos la comunicación a distancia con eficiencia para continuar con nuestros programas de apoyo a los afiliados, contactos con los organismos del Estado y otros entes gremiales, trabajo en mesas técnicas y comunicación, interna y externa, para cubrir las necesidades de nuestro sector económico”.