El informe de Credit Suisse sobre Venezuela reconoce la recuperación de algunas condiciones del aparato productivo, pero advierte dudas sobre su sostenibilidad. En este escenario no cree que se dé un cambio político en el corto plazo

Las sostenibilidad de la recuperación económica que registra el país tiene a su alrededor un signo de interrogación según la percepción del banco de inversión Credit Suisse, aunque acotan que esto ya lo han visto antes en Venezuela.

“Creemos que el crecimiento de la economía este año es muy probable dadas las mejoras en la producción de petróleo y la demanda interna. ¿Este crecimiento traerá desarrollo económico? ¿O será sostenible? No lo creemos. Sin embargo, tampoco fue sostenible durante los años de Chávez”, así lo señala el Credit Suisse.

Según la lectura que hacen los técnicos de esta firma de servicios financieros, los tenedores de títulos de deuda externa venezolana no deben hacerse ilusiones de recuperar su inversión en el corto plazo.

“Un cambio político siempre ha sido la principal esperanza, ya que la expectativa era que una futura administración favorable al mercado trataría de resolver la situación de la deuda en mora”, señalan.

Más adelante indican que la “estabilidad del chavismo” hace que ese escenario sea muy poco probable.

¿Qué pasó este 2021?

El Credit Suisse estima que el 2021 cierra con un “crecimiento promedio del PIB real” del 8,5%.

Esta cifra es superior a la estimación previa que hiciera la firma que colocaba la cifra en 5,5 % y la modificación de los números “se deriva en gran parte de la mejora en la producción de petróleo, que nos ha seguido sorprendiendo al alza”.

“Los datos disponibles muestran que el PIB petrolero aumentó aproximadamente entre un 9,0 % y un 10,0 % interanual en 2021, más del doble de nuestra estimación de hace tres meses”, indican.

Por otra parte, destacan “una profundización de la dolarización, el aumento de las importaciones, la mejora de los ingresos fiscales, el aumento de la movilidad, son algunos de los otros factores que respaldan nuestra visión de crecimiento económico en el país”.

¿Adelante?

De cara a este año 2022, la proyección del banco de inversión coloca el crecimiento económico en 4,5%.

Hacen la salvedad que “la mayor parte de esta tasa de crecimiento realmente reflejará el remanente de 2021”.

“Si los niveles de producción se mantienen algo sin cambios a lo largo de 2022 en su nivel estimado a fines de 2021, entonces debería ser factible lograr un crecimiento real del PIB cercano al 3% interanual”, señala el documento de Credit Suisse.

En lo político

Con este escenario de fondo, la firma financiera no ve cambios políticos en el corto plazo.

“El plan del gobernante PSUV es claro: celebrar elecciones, crear un campo de juego desigual durante el proceso, promover la desconfianza y, por lo tanto, la abstención del electorado, y usar todos los recursos a su disposición para obtener más votos que sus adversarios y mantener el control”, indica.

Hace énfasis sobre la recurrente discusión en el terreno opositor, que ha hecho difícil la articulación de una alternativa de poder.

“Si la oposición no participa en las elecciones, entonces gana el chavismo. Si la oposición participa con divisiones y causa desgano en los electores para emitir su voto, entonces gana el chavismo”, sostienen.

Señalan que mientras no exista “un tipo de catalizador que conduzca a un nuevo liderazgo político o una nueva forma de pensar de la oposición”, no proyectan un cambio en el país.

“El chavismo ha creado un sistema político en el que, a pesar de su falta de apoyo popular, es probable que su gobierno de facto persista durante los próximos años”, afirma el banco de inversión.