El OBR advirtió de que el déficit anual se mantendrá por encima de los 100.000 millones (133.400 millones de dólares) durante el resto de la legislatura, que acaba en 2024.

El producto interior bruto (PIB) del Reino Unido caerá un 11,3 % en 2020 por efecto de la pandemia, “la mayor contracción en más de 300 años”, según previsiones difundidas este miércoles por el ministro de Economía, Rishi Sunak.

A partir de cálculos de la Oficina de responsabilidad presupuestaria (OBR, en inglés), que vigila las finanzas públicas, Sunak indicó que la economía crecerá un 5,5 % en 2021, un 6,6 % en 2022 y 2,3 % en 2023, si bien no se situará en su nivel previo a la crisis hasta finales de 2022.

El ministro conservador expuso el impacto del coronavirus al presentar en la Cámara de los Comunes la llamada Revisión del gasto, sus prioridades presupuestarias para el ejercicio 2021-22, dominado por la lucha contra el virus y el Brexit o salida británica de la Unión Europea (UE).

Como complemento del presupuesto anual, previsto para marzo, la Revisión pretende sentar las bases de la política económica de cada Gobierno durante su legislatura, si bien en esta ocasión solo cubre un año fiscal por el actual contexto de incertidumbre.

Para combatir la crisis generada por la pandemia, el Gobierno habrá tomado prestados este año 394.000 millones de libras (unos 442.000 millones de dólares), 19 % del PIB, el mayor endeudamiento presupuestario en la historia del país “en tiempos de paz”, manifestó el conocido como Canciller del Exchequer.

Advirtió de que el déficit anual se mantendrá por encima de los 100.000 millones (133.400 millones de dólares) durante el resto de la legislatura, que acaba en 2024.

Sunak dijo a los diputados que en 2020 el Estado habrá invertido 280.000 millones de libras (o 373.672 millones de dólares) en la lucha contra la covid-19 -con ayudas al empleo y al sector sanitario- y en 2021 espera destinar a ese fin al menos 55.000 millones (73.3400 millones de dólares) más.

Entre sus objetivos de gasto, aseguró que se ofrecerá una subida salarial a los trabajadores del Servicio nacional de salud (NHS, en inglés), si bien el resto de trabajadores del sector público, como policías o maestros, verán sus sueldos congelados el año próximo.

La inversión en infraestructuras, dirigida en parte a reactivar las zonas más deprimidas del norte de Inglaterra y que a partir de ahora gestionará un nuevo banco, se situará en 2021 en 100.000 millones de libras (unos 133.400 millones de dólares), indicó.

En cuanto a los ministerios, el Gobierno ya anunció el pasado miércoles que planea incrementar en 16.500 millones de libras (unos 22.011 millones de dólares) el presupuesto de Defensa en los próximos cuatro años.

En su turno de palabra, la portavoz laborista de Economía, Anneliese Dodds, criticó que el Ejecutivo “tory” vaya a congelar el sueldo de los funcionarios y lamentó que, en su discurso, Sunak “no aludiera al Brexit” ni “al coste de dejar la UE sin un acuerdo comercial” bilateral al término del periodo de transición, el próximo 31 de diciembre.