Esta semana comenzó un proceso de flexibilización de 5X10: cinco días de trabajo y 10 de confinamiento. El economista Leonardo Buniak calcula que economía venezolana caerá 30% en el segundo trimestre de este año debido a la cuarentena

Un antiguo refrán asegura que lo que es bueno para el bazo, es malo para el espinazo. Lo que pudo funcionar para la salud pública, como la cuarentena para frenar la COVID-19, no necesariamente es positivo para la economía. Ahora, que el gobierno de Nicolás Maduro comenzó un esquema de 5×10 (cinco días de trabajo y 10 de confinamiento), ¿sale la economía de la cuarentena?

Aunque cinco días abiertos y 10 cerrados dinamiza algo, no es lo que quieren los sectores productivos, señala el economista Leonardo Buniak.

En América Latina la etapa del confinamiento está terminando, analiza Buniak. La de la recuperación económica debe desarrollarse entre junio y octubre, y la de la recuperación, entre noviembre y la primavera de 2021. Pero la economía venezolana, según su evaluación, está en confinamiento, porque la próxima semana será de cuarentena, y no se pueden dejar de lado la falta de electricidad y de gasolina.

Este 2020 es, para Venezuela, el séptimo año consecutivo en recesión, recuerda el economista José Manuel Puente. El colapso comenzó antes del coronavirus, y el virus exacerba un ciclo recesivo muy agudo. La única economía en el mundo en hiperinflación es la venezolana, subraya Puente.

Por toda la crisis previa la contracción de la economía venezolana se calcula, para 2020, en 15% a 20%. Pero la del segundo trimestre, augura Buniak, será muy fuerte, por encima de 30%, debido a la cuarentena.

Mas si, por encima de la COVID-19, la decisión es volver a la “normalidad”, no hay electricidad para la reactivación de los sectores, porque si se enciende la industria, se apaga el país. El ciclo recesivo es tremendo, apunta. Tanto, que -según Puente- lo que queda en Venezuela es una economía enana, ahora enferma con la COVID-19.