El precio de la carne se ha elevado en las últimas semanas llegando a costar Bs 30.000. Los consumidores atribuyen el alza de los precios a la inflación, mientras que los carniceros advierten que los costos se elevan por el incremento en la estructura de producción en los mataderos 

En las últimas semanas el costo de la carne de res ha sido un tema de debate y discusión entre los compradores en mercados populares. Para los primeros días del mes de mayo el precio de un kilo de carne oscilaba entre los Bs 19.000 y Bs 23.000.

El equipo de Contrapunto conversó con algunos encargados de las carnicerías en el mercado popular de La Vega, para conocer por qué los precios de la carne están condicionados a los costos de producción en los mataderos.

Para este martes, 14 de mayo, el kilo de proteína animal varía entre Bs 27.000 y Bs 30.000 en algunas carnicerías de la zona.

Según la opinión de los vendedores, en las fincas se ven obligados a vender la carne a precios elevados los comercios porque la estructura de costos varían diariamente a causa de la inflación.

“Si el patrón va al mataderos y encuentra la carne al mismo precio, nosotros no la subimos. Pero si la encuentra más cara no nos queda de otra que ajustar los precios”, expresó un encargado.

“Si se mantuviera los precios en los mataderos, no subiera tanto la carne”, indicó un vendedor.

Otros comentaron que los dueños de locales deben alquilar camiones para hacer los traslados de mercancías y esto se suman al margen de ganancia. Por eso el consumidor adquiere el producto a un precio elevados en las carnicerías.

Por último, el dueño de otro local recalcó que ellos mantienen el precio de la carne en Bs. 23.000 porque cuentan con transporte propio para el traslado de la mercancía, y esto “genera un gasto menos en el presupuesto”.