El economista Asdrúbal Oliveros indicó que la emisión de tarjetas de crédito dejó de ser un negocio para la banca.

La semana pasada, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), incrementó los límites de las tarjetas de crédito, los cuales se ubicaron en 20.000 Unidades Tributarias (Bs. 1.000.000) el mínimo y 200.000 Unidades Tributarias (Bs. 10.000.000) el máximo.

Ante este aumento, el economista Asdrúbal Oliveros indicó a Hispano Post, que los bancos no tienen la capacidad para implementar este aumento y considera probable que las tarjetas con un bajo límite de crédito desaparezcan.

A su juicio, esta medida fue principalmente propagandista, pues las “condiciones particulares” de la banca no les permite aumentar los límites en las tarjetas de crédito.

“La primera y más importante es el encaje legal, porque esta medida limita a la banca la cantidad de bolívares que tiene para prestar”, dijo el economista y director de Ecoanalítica.

Explicó que de cada 100 bolívares que le depositan en los bancos privados, 90 están encajados, lo que quiere decir que solo disponen de 10 bolívares. “Es una situación bastante crítica para los bancos porque además ese es su negocio”, aseguró.

Otro elemento que limita la aplicación del aumento de los límites es la tasa de interés establecida por el Banco Central de Venezuela (BCV), que beneficia a los usuarios, pero no a los bancos.

En ese sentido, indicó que con tasas de interés tan bajas la banca pierde dinero. “En la actualidad la banca lo que busca es favorecer otro tipo de crédito, donde puede ajustar las tasas y no prestar en ese crédito, en el que está perdiendo dinero”, agregó.

Un tercer elemento que impide que los bancos implementen esta medida es el límite para préstamos al consumo, cuyo incremento solo se puede realizar tras un aumento de patrimonio, lo que implica un aporte adicional de capital por los banqueros “y eso no está ocurriendo por la realidad económica del país”, dijo Oliveros.

Foto: EFE

“Creo que la Sudeban hace el exhorto con el fin de alguna manera decir que la culpa no es de ellos, pero sin duda alguna a lo interno saben que es imposible que la banca pueda hacerlo”, comentó.

Con estas limitaciones, el economista considera probable que desaparezcan las tarjetas de crédito con bajos límites, debido a que ya deja de ser un negocio para la banca, a lo que se agrega el costo que representa la emisión de cada plástico, el cual ronda los 8 dólares por tarjeta.

“Para los efectos prácticos esto ya ha ocurrido, porque una tarjeta con 10 mil bolívares de limite no puede usarse”, aseveró.