Diferir el pago de impuestos nacionales para atender la emergencia es otra de las medidas urgentes que aconseja el economista

El economista Leonardo Buniak, considera que una de las medidas urgentes que requiere la economía nacional, es la reducción de encaje legal a mínimo 60%, para garantizar al sector privado la capacidad de operar ante la emergencia que atraviesa el país, ante el nuevo coronavirus Covid-19.

“Es una necesidad que debe materializarse ya”, dijo el economista en entrevista a Globovisión, en la que explicó que con esta decisión se liberan recursos sin que el Estado realice emisión monetaria, pues se trata de bolívares que se encuentran en el Banco Central de Venezuela (BCV).

“La banca venezolana es patrimonialmente robusta y solvente pero total y absolutamente ilíquida”, aseguró Buniak, quien indicó que el aumento del encaje legal fue una medida del Estado para “mantener seco” el mercado y evitar la presión sobre el tipo de cambio, pero a su juicio, las distorsiones por las acciones que se tomen para atender la emergencia se deben revisar después.

En ese sentido, recordó que la economía venezolana requiere una serie de medidas importantes,que a su juicio deben analizarse después de la emergencia, pues ante la situación actual, se necesitan decisiones urgentes con el fin de que la empresa privada cuente con el flujo de caja operativo, para pagar sueldos y salarios de los trabajadores, y adquirir materia prima para la producción de bienes y servicios priorizados.

“Lo urgente en este momento es reducir el encaje legal, luego hay temas muy importantes que atender”, dijo.

Igualmente, considera necesario diferir el pago de impuestos nacionales, entre ellos, el IVA y el Impuesto Sobre la Renta, para afectar positivamente el flujo de caja.

Otro frente en el que se debe actuar, ante la emergencia es a nivel externo, en el que según Buniak, el país tiene “un problema severo”, pues enfrenta una caída vertiginosa de los precios del petróleo, que lleva al crudo nacional a ubicarse alrededor de los 10 dólares por barril, debajo de los costos de producción.